28 may. 2010

Un encuentro verdadero en la Librería Cervantes por Ma. Rosa Serdio

El poeta y sus editoras, Ángela y Ester. ¡Esto es publicar un libro!

El pasado jueves 27 de abril, en la Librería Cervantes de Oviedo, tuvo lugar la presentación de los libros de poesía para niños de Aurelio González Ovies, que han sido publicados por la Editorial asturiana Pintar-Pintar, en un encuentro lleno de calor, de arte, de poesía y sentimiento que aun a aquellos que sin estar estuvimos, nos alcanzó en tiempo real y nos dejó en el alma el por siempre sabor grato de su recuerdo.

La poeta y educadora asturiana, Ma.Rosa Serdio participó en este encuentro inolvidable y ha escrito una  crónica que pinta en palabras lo que no pueden expresar ni fotografìas ni películas: eso esencial inefable que todos sentimos y que se llama Poesía. (MGE)


Un encuentro verdadero en la Librería Cervantes

Por María Rosa Serdio
Fotos: Editorial Pintar-Pintar y Ma. Rosa Serdio 



La presentación se realizó en el espacio Foro Abierto de la Librería Cervantes, galardonada como Mejor Librero Cultural y que es madre de El Búho Lector, la librería Infantil cercana, que es donde tenemos la Tertulia de LIJ en la que estamos Alfonso Pascón y yo.

El día propio para la poesía, según Aurelio, sólo animaba a acercarse a algún fuego y yo creo que nosotros, elegidos por la criba del jueves, nos acercamos un sol para avivar la ocasión: la poesía.

El acto de presentación fue un paréntesis que irradió sencillez, humanidad, guiños cómplices entre escritor e ilustradores y un público ferviente que escuchaba a ojos abiertos y sonreía ante algunas de las explicaciones más secretas del proceso de alumbramiento de esos cinco libros mágicos sin los que ahora nos parece impensable poder abrir una sesión de lectura poética con niños.

 Ilustrar los sueños: Elena, Ester, Antonio y Job
Abajo: Aurelio, Ma. Rosa y Alfonso Pascón
Tras la intervención de Ángela, que contó el principio de la relación del poeta con la Editorial y la sorpresa que sus poemas para niños causaron en las editoras, él mismo nos sorprendió con dos acciones inesperadas: el agradecimiento a mi persona por difundir su poesía utilizando las TICs y la lectura de un poema magnífico sobre las madres.



Una tarde de niebla baja
y de sol espléndido, 
en que un poeta del mar 
ancló su barco de versos 
en la capital y llenó la calle 
de palabras sin edad.


Tras el aplauso y los suspiros de las madres concurrentes que eran muchas, algunas de ellas con los niños en brazos, Ester Sánchez nos desveló secretos de los mares del sur en las ilustraciones de El poema que cayó a la mar o la historia de los cristales de luz que aprecen en Chispina en los que colaboró como ilustradora. 


  Ángela destacó la sorpresa y Ester la libertad
Destacó la libertad que siente cuando ilustra textos de Aurelio y el extraordinario hallazgo que ha sido encontrar un talento semejante en la Literatura Asturiana pues, con él se abrió la puerta a la publicación de poesía para niños en Pintar-Pintar, apuesta en la que invierten tiempo, energías y mucho profesionalismo, además de un trato especialmente cálido y cercano.
  
Ester Sánchez nos desveló secretos de los mares del sur en las ilustraciones de El poema que cayó a la mar o la historia de los cristales de luz que aparecen en Chispina.


Después vinieron los otros tres ilustradores: Acebal nos explicó Todo Ama, Elena nos acercó a los secretos de Caracol y Job nos hizo emocionarnos con su trabajo para Mi madre, el último libro del poeta.

 Todo ama, Caracol, Mi madre : Antonio, Elena, Job                         
El turno de preguntas dio paso a una larga firma de unos cuantos ejemplares por persona, sin prisas, con tiempo para dedicatorias especiales, confesiones a pie de mesa presidencial y alguna que otra foto para guardar de recuerdo de esta tarde del 27 de mayo 2010, que ya teníamos reservada en el calendario para lo que sería un encuentro verdadero, de los que querríamos siempre con nuestros autores preferidos.

Las fotos, que no fueron demasiadas para no molestar el fluir de la palabra, fueron seguidas de una lectura por parte de Aurelio de la parte final de Madre, que nos dejó con ganas de muchos textos más, cosa que esperamos para los próximos libros del autor.

Una tarde de niebla baja y de sol espléndido, en que un poeta del mar ancló su barco de versos en la capital y llenó la calle de palabras sin edad.


Con Aurelio se abrió la puerta de la publicación para niños en Pintar-Pintar. 
Aquí, entre Ángela y Job Sánchez, ilustrador de Mi madre