3 may. 2010

El principio y el final


    ...Os he hablado del Paladión como la piedra de fundación espiritual de Troya.
Pero hay un objeto todavía más raro que la estatua de Palas: me refiero al escudo del héroe Aquiles.
Como sacerdote, sé que en cierto modo cayó del cielo.
    Es un instrumento del trueno y del relámpago, como ciertas hachas dobles de los sacerdotes de Creta.
    Su factura es divina.
    Se sabe que los antiguos hacedores de lluvia -siempre benéfica, tanto en Asia como en la Hélade- convocaban tormentas haciendo girar y sonar instrumentos atronadores y ululantes que imitaban el sonido del viento.
    Para reproducir la voz del trueno, lo más sagrado pues es la voz del Cronida, golpeaban grandes escudos de buey muy parecidos al escudo de Áyax Telamonio.
    Quien lo posea, aqueos de ojos vivos, y quien posea además el conocimiento a su respecto, será capaz de unir el principio con el final y de romper la tiranía del Hades, donde han bajado tantas almas de guerreros ilustres a causa de esta guerra.