12 dic. 2009

La Aldea Perdida: Gracias, Rosa Serdio

Peña Mea, la Arcadia particular de Rosa Serdio


"Viajero, si algún día escalas las montañas de Asturias y tropiezas con la tumba del poeta, deja sobre ella una rama de madreselva. Así Dios te bendiga y guíe tus pasos con felicidad por el Principado".

Este que es el epitafio de Armando Palacio Valdés en el Cementerio de la Carriona, en Avilés, es párrafo de la Invocación de La Aldea Perdida, la novela-poema que hoy ha llegado a mis manos, viajera desde las montañas asturianas e impulsada por Rosa Serdio, quien me la ha regalado con esta dedicatoria:

"Este libro viaja solo hasta México con la esperanza de volver acompañado hasta la villa natal de su autor.
Podrás ver en este espejo, el momento crucial del cambio hacia una clase de modernidad. La actualidad te espera en Pola de Laviana"
María Rosa Serdio. 4 diciembre 2009. Santa Bárbara


Gracias, Rosa.
Así lo has escrito y así será.
Llevaré, desde México, una rama de madreselva para ponerla, a tu lado, en la tumba del Poeta.