11 dic. 2009

¿Existió Berenice la Sirena?





Rotundamente, sí.
La sirena que toca la guitarra es motivo recurrente en el imaginario mexicano.
Y la podemos encontrar desde la época barroca, donde ¿por qué no? aparece con dos colas en la Casa de los Condes de Santiago de Calimaya (actual Museo de la Ciudad de México), sirena musical y embrujadora que me inspiró esta historia una tarde en que la escuché tocar la guitarra.
Dicen en la Casa en cuestión que Berenice no es sirena, sino nereida y que mira lánguida hacia la capilla familiar. Que aparezca en una concha hará referencia a Santiago y sus vieyras peregrinas y toda ella marinera es recuerdo de los frecuentes viajes que la familia condal hacía a ultramar en esos lejanos días del siglo XVII novohispano.

En griego moderno, neraida es una mujer hechicera, encantadora.
Lo cierto es que las sirenas cantan.
Y el nombre de Berenice, tan campante en su libro también es griego -antiguo- y significa "portadora de la Victoria".

Y muy victoriosa es, sobre todo cuando canta huapangos veracruzanos.