26 jul. 2010

Toda la luz del día, de Francisco Álvarez Velasco

Del viejísimo jugo de la tierra



Las ínsulas extrañas

Francisco Álvarez Velasco


9



Toda la luz del día se aquieta en los espejos.

Detrás de los cristales

ese mundo que gira (de qué siglo a qué siglo)

con su viento sacude las ciudades lejanas,

los trigales de mayo.



Y golpea su lluvia los espesos postigos del silencio,

las esquinas amargas,

la hierba en los escombros,

o la suave tibieza de los nidos de alondra,

o aquel dulce volar

ayer vivo y azul de la luz en tu cuerpo.



Te sueño en ese mundo, y te busco en su tiempo.


(C) Francisco Álvarez Velasco
Voz: María García Esperón
Música: Dietro l'Incanto. L. Einaudi
MMX