4 jul. 2010

La raíz del mirar



Fuego, agua, enramada, pozo, abismo. 
Todos atraen. 
Todos hunden y todos elevan.
El ojo se queda prendido como el pez en su carnada y no puede ya distraerse, ni cerrarse, ni salvarse.
Y es que al final del fuego, del agua, del pozo, de la enramada está la raíz de la imagen. 
Que es la raíz del mirar. 
Y el anhelo y la esperanza, si acaso, son sus flores.