22 de jul. de 2010

Copo de Algodón: Reseña de María Eugenia Mendoza

La escritora y queridísima amiga María Eugenia Mendoza ha publicado en su blog La Aldea de las Letras la primera reseña sobre mi novela Copo de Algodón, en la que pone de manifiesto su profundo compromiso con la historia de México, con nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro. Dar a luz este libro ha sido el conjunto esfuerzo de Ediciones El Naranjo, su directora Ana Laura Delgado, la editora Angélica Antonio, el ilustrador Marcos Almada Rivero, Rosario Ponce, Jonathan Minila... y el que una mirada de palabras conocedora y generosa como la de María Eugenia lo haya leído con esa claridad, viste a Copo de Algodón -y nos viste a todos-  con el huipil de la esperanza. (MGE)




Copo de Algodón
María García Esperón
Ilustración Marcos Almada  Rivero
México, Ediciones El Naranjo, 2010  
ISBN:  978-607-7661-17-7


María Eugenia Mendoza Arrubarrena


María García  Esperón lo hizo de nuevo. Rescató del olvido a una princesa. La primera  fue Cleopatra Selene, en la extraordinaria novela Querida Alejandría.  Ahora nos presenta a Tecuixpo Ixtlaxóchitl, Copo de Algodón, Flor  Blanca, hija de Teyhualco, princesa de Tacuba y de Moctezuma Xocoyotzin,  el Gran Tlatoani de Tenochtitlan, "nacida el día 2 viento del año 5  conejo, en la gran ciudad de la laguna".

María García  Esperón da voz a Copo de Algodón o quizá Copo de Algodón esperó  pacientemente y por fin descubrió a María, quien la escuchó con amorosa  atención y se convirtió en la portavoz de la hija consentida del Gran  Tlatoani, quien tiene tantas vivencias que compartir con los herederos  de los cimentadores del agua y con el mundo entero. 

La pequeña   Tecuixpo se entera por su nana cómo fue su nacimiento, cómo fue  recibida  entre los cantos de la princesa de Texcoco y los rezos de la  reina de Tacuba, sus abuelas. Y de cómo sus ojos recién abiertos al  mundo vieron directamente a los ojos a su padre, a quie ama y admira.  Pero ese amor no impide cuestionamientos "¿Mi padre es un hombre  cruel?", pues además de ser  un temible  guerrero era sacerdote y "no vacilaba en arrancar del pecho  del  sacrificado el corazón palpitante que alimentaba la sangre solar de   nuestro señor, Huitzilopochtli".

Copo de Algodón cuenta pasajes de nuestra historia  desde la perspectiva niña, de  testigo y protagonista en un tiempo y una  cultura que a los ojos de la sociedad actual resultan dificiles de  comprender. Cuando tiene ocho años asiste al sacrificio de la hija de su  nana, la pequeña Quetzalli, quien lloraba mucho, y fue ofrendada, no  como castigo sino como privilegio, a la diosa del agua Chalchiuhtlicue,  la de la falda de jade. 

Reseña completa en La Aldea de las Letras