25 sept. 2009

Cuento de viernes en la librería más hermosa del mundo






El Hurgador de Libros estaba en la librería más hermosa de Buenos Aires y una de las más bellas del mundo. Descendió hasta el lugar donde se encuentra la literatura infantil y juvenil y, haciendo honor a su nombre, encontró lo que buscaba.






Era la primera vez que encontraba ese libro sin preguntarle a algún empleado. Y no había un solo volumen. Había varios! Y el Hurgador se sintió feliz...




Pero eso sí, antes de irse del lugar, hizo un ligero cambio en el estante, poniendo uno de los ejemplares de frente. Es que el Hurgador no sabe nada de márketing ni de técnicas de captación, pero a él le gusta más tropezarse con los libros de frente y con la tapa bien a la vista, que con los de costado, que obligan a girar la cabeza incómodamente.



Con ello apostó a empujar un poquito, apenas, imperceptiblemente, un destino argentino de alguien a quien admira muchísimo.