7 sept. 2009

Comprender, descifrar, soñar...



Hasta ahora, sigue guardando su misterio.

Pero a ratos su misterio parece flotar, develado, en su plácido ambarino lago de verdad.

Si se arroja luz sobre una porción del ser, dicen los filósofos (algunos), esa luz se proyecta sobre el Universo entero.

Un solo signo, quizá dos.
En el centro.

Las dobles serpientes que son el único héroe (oh Psique y tu símbolo).
El seno de la Diosa que desde la muerte ama contra la muerte.

Dos signos, en el centro del laberinto.

Se necesita una vida (quizá dos) para comprender, para descifrar, para soñar...