2 sept. 2009

Bajo la luna gitana


La noche es la morada del tiempo.
La noche tiempo se asoma toda luna a través de los arcos que se abren para cabalgar los paisajes que en el alma duelen.
La voz de un cantaor ara en plata los campos de la noche.
La luna levanta los brazos y suenan las ajorcas de sus tobillos.
La noche-cabellera baila.
La voz de la noche ya es grito y se convierte en dardo intolerable clavado en el corazón inmenso de lo creado.
Y no se detiene, alado amor, noche fugitiva que se sabe planeta y yerbabuena y pozo de estrellas y aroma de jazmín.
Y una y mil, se hace cante y canción, mantón de Manila, guitarra, danza alminar y flamenco poderío.
No se detiene hasta que se hace de noche y bajo la luna gitana músicas florecen ardientes en un patio cuya fuente murmura las historias que se sabe.