10 sept. 2009

Atenea y Minotauro



En el tondo de la Copa Aison Teseo vence a su Minotauro eternamente.

En la diestra la espada, con la mano izquierda arrastra al desdichado ser casi con ternura.

Vigila Atenea a su Teseo, observa cómo vence a su hombre toro, como arrastra a su animal. En su pecho la Égida misteriosa, que arde sin quemarse ni consumir la Medusa apotropaica.

En el tondo de la Copa Aison los tres personajes interactúan en un templo con sus escalones, arquitectura dispuesta en el temenos simbólico de la copa, trasunto del terreno consagrado a un dios.

Son de Teseo y lo constituyen las dos potencias: oscuridad y razón, instinto e inteligencia.

Inquebrantable Atenea invicta.
Atroz, sangrante y dulce,
vencido entrañable Minotauro.