23 feb. 2010

Laura Hernández funda la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil Mexicana

María Teresa Ramos, Rita Gracián y Laura Hernández. Foto: Arturo Campos Cedillo.

La escritora, poeta y promotora cultural Laura Hernández Muñoz ha fundado la Asociación de Literatura Infantil y Juvenil Mexicana (Alijme) AC, en Guadalajara. A continuación reproduzco la nota de prensa de Ricardo Solís:


Tras haber recibido su acta como asociación civil legalmente constituida hace apenas dos semanas, la naciente Asociación de Literatura Infantil y Juvenil Mexicana (Alijme) AC surge en Guadalajara a iniciativa de las escritoras, maestras y promotoras de literatura y talleres Laura Hernández Muñoz, Rita Gracián y María Teresa Ramos, como un organismo de características únicas y pionero a nivel nacional, con miras a crear “impacto social” a través de una agenda que ya contempla diversas actividades y compromisos de carácter internacional.
De acuerdo con Laura Hernández, quien el pasado mes de noviembre organizó un congreso de Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) a nivel internacional, con apoyo de la Asociación Nacional de Investigación de Literatura Infantil y Juvenil (ANILIJ) de España, organización nacida hace diez años en la Universidad de Vigo, la cual “siempre ha tenido la inquietud de venir a América, sus congresos son siempre en Europa”, así, “en una conversación” –después de ofrecer la narradora una conferencia en aquel país– “me ofrecieron hacer un congreso de ANILIJ en México”.
En este sentido, señala la escritora, “los movimientos de LIJ suceden mucho en el país, pero separados, no hay algo que pueda llamarse unión. Quizá en otros estados, pero desconozco; hablo por lo que veo aquí en Jalisco y a nivel nacional. No descarto que los haya, claro”. Y, por lo que toca a la experiencia del congreso realizado hace meses, “los 64 especialistas que vinieron de cuatro continentes, entre ellos gente muy valiosa, causaron impacto; hubo quien preguntó por qué hasta ahora comenzaba a ‘sonar’ la literatura infantil cuando siempre ha existido”.
Por ello, fue a partir de dicho congreso que –asegura la autora– “empecé a ver la necesidad de tener una asociación mexicana que realmente viera por la investigación y el desarrollo en esta área. Nuestros objetivos son claros: fomentar la solidaridad y cooperación internacional en torno a la difusión de los libros para niños y jóvenes; promover el principio de la necesidad de la lectura para todos los niños; suministrar a otros organismos y personas interesadas cuanta información sea posible sobre el libro y la literatura infantil y juvenil; recoger, coordinar, difundir y promover iniciativas que atiendan a la creación, producción y difusión del libro infantil y juvenil y la promoción de su lectura; prestar asesoramiento y cooperación a toda persona o entidad que lo requiera”.
De esta forma, establece la presidenta de Alijme, la asociación puede ofrecer “técnicas o medios para que la lectura sea atractiva. A los niños y jóvenes hay que hacerles entender el gusto por la lectura, que descubran en el libro un mundo nuevo donde poner toda su fantasía. Quienes integramos Alijme coincidimos en objetivos, energía y entusiasmo para crear la asociación y seguiremos con el propósito de unificar esfuerzos, crear una sinergia a nivel nacional y continental para que todos los interesados en LIJ trabajemos por un objetivo común”.
Lo que no existía en el país, pensando en este tipo de organismos, es –acota Hernández Muñoz– una asociación “al nivel en que nos estamos lanzando: internacional. La semana entrante asistiré al Congreso Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil, en Santiago de Chile; evento muy importante en el que participarán 70 personas verdaderamente comprometidas con LIJ. Me contactó la presidenta de la Academia Latinoamericana de LIJ para sostener una reunión, pues les interesa el hermanamiento y el trabajo en estas áreas. Eso buscamos, alianzas, hacer equipo”.
María Teresa Ramos, por su parte, agrega que “una de las ideas primordiales de la agrupación es que no se quede ‘en el papel’ sino que, verdaderamente, la agenda de trabajo incluya tres líneas de trabajo: la primera (y más importante), es la promoción de LIJ a diferentes niveles, desde la vinculación con instancias gubernamentales o eventos (congresos, ferias de libro, etcétera) en los que podamos participar a nivel nacional o internacional con otras asociaciones afines. Nos interesa mucho la participación de autores importantes, internacionales, que lleguen a nuestro país y que sirvan de vínculo, para fomentar la literatura. Por ello se participará en una celebración especial durante el Día del Libro, en abril; también otras actividades de índole política, cultural”.
“La segunda línea de trabajo”, continúa la encargada de Vinculación y asuntos Académicos de Alijme, “reserva actividades de importancia no para este año, pero sí para los subsecuentes. Nuestra idea general es darle línea de trabajo a los esfuerzos aislados que se vienen haciendo para promover la literatura, desde generación de concursos, acercamiento a los autores, generación de congresos, capacitación y asesoría para promotores de lectura, a todos los niveles. El fin principal de la asociación es tener un impacto en la sociedad, de verdad”.
Respecto de la “tercera línea”, interviene Rita Gracián –titular del área jurídica y corporativa de Alijme–, esta se refiere a publicaciones donde “primeramente tenemos un blog www.alijme.blogspot.com, pues sabemos que las nuevas generaciones se acercan a la literatura a través de medios virtuales y nuevas tecnologías. Enseguida, se editará una revista (Mundo Alijme), cuyo primer número se prevé salga en unos meses, para reunir las colaboraciones de maestros, niños, nuevos talentos. En un principio, será de periodicidad semestral, nos vamos a ir ‘despacito’. Estos dos cauces son los primeros, pero se tiene la oportunidad de apoyar proyectos editoriales (de LIJ) de todos aquellos creadores, no sólo de Jalisco sino de todo el país. Esto implica colaborar con sellos editoriales reconocidos pero también con independientes, que tienen proyectos interesantes en este sentido y, a veces, no se conocen o promueven; nuestro objetivo es llegar también a esas voces”. Acerca de la distribución, se añade, podrá hallarse la revista en librerías e instituciones educativas, “donde podamos llegar a un mayor público y tener contacto con los niños y jóvenes, en todos los ámbitos de la sociedad”.
Así, a diferencia de otros organismos que congregan “a una élite”, en Alijme, sostienen sus integrantes, “estamos lejos de eso. Sin decir que estamos ‘peleados’ con esa idea –finalmente nos dedicamos a la creación y promoción literaria–, pero lo que nos interesa es ‘bajar’ todas las acciones y actividades a los verdaderos usuarios de la literatura infantil y juvenil: los niños que están en la escuela, los maestros en el trabajo cotidiano, y –finalmente– aportar algo a la sociedad, más allá de lo académico. A eso refiere la idea de ‘impacto’ que busca esta asociación”.
Pueden formar parte de Alijme las personas interesadas en desarrollar sus objetivos, aclaran sus integrantes, “basta con solicitar el ingreso y pagar las cuotas correspondientes” (de 30 dólares para quienes provengan de áreas profesionales y de 15 para estudiantes), lo cual –una vez establecido el contacto– garantiza acceder a información y participar –gratutitamente– de los cursos y talleres de capacitación o congresos.