4 dic. 2008

Stella nova: viaje en el tiempo


Tycho Brahe registró, el 11 de noviembre de 1572, una formidable explosión estelar, la stella nova que era visible en plena luz del día.
El astrónomo de la nariz de oro afirmó, contraviniendo las creencias de 2 mil años, que la estrella se encontraba ´"más allá de la Luna".

Pero si todos sabían que lo que se encontraba más allá de la Luna nunca cambiaba, que Aristóteles había definido a esa región como los cielos inmutables.

Tycho observó, afirmó y la ciencia dio un vuelco, galvanizada por el brillo nocturno y diurno de la stella nova.

Cuatrocientos años y los escombros de la estrella de Tycho se expandieron en una nube de gas y de polvo, con un diámetro de 20 años luz.

Cuatrocientos años y los científicos actuales viajan en el tiempo a través de ecos de luz, ondas de luz de la explosión original que se reflejan en un espejo hecho de partículas de polvo.

Es la misma luz que observó Tycho Brahe, su espectro contiene silicio y no hidrógeno, lo que permite afirmar que la stella nova se originó por la explosión de una estrella enana blanca.


Foto: Reuters. Del diario La Jornada