16 nov. 2008

Entrevista a Philippe Plagnol sobre el Disco de Festos Parte 1

En abril de 2006, en el número 673 de la revista francesa Horoscope, apareció una entrevista muy completa que le hizo Valerie Jaudon a Philippe Plagnol en torno al Disco de Festos, sus investigaciones y su página web, www.disque-phaistos.fr, que se ha convertido ya en un referente para los interesados de todo el mundo en su misterioso mensaje y en la reconstrucción de su apasionante historia.


El disco de Festos: uno de los objetos más misteriosos de la historia.

DESCIFRANDO UNA ESCRITURA DESCONOCIDA

Por Valerie Jaudon

Traducción al español: MGE

Es una galleta de arcilla varias veces milenaria sobre la que se ve una suerte de juego de la oca: una cabeza, una piel de animal, un barco... Pero ¿cuál es su mensaje? Un investigador invita a levantar una esquina del velo.

En el museo de Herakleion, en Creta, los guías señalan siempre a la atención de los visitantes, con un punto de exaltación en la voz, el tesoro que es el orgullo de la ciudad. Uno se acerca entonces a la vitrina y puede examinar... una simple galleta de arcilla de color café claro de unos 15 centímetros de diámetro. Se encuentra fija sobre un soporte metálico, de manera que puedan verse sus dos caras. Cada una de ellas lleva dibujos, algunos fácilmente reconocibles: un hombre en marcha vestido con un paño, un ave, una flor estilizada... Otros símbolos son menos fáciles de identificar en un primer golpe de vista. Pero todo el mundo puede interrogarse, soñar y proponer su propia solución. Porque sobre este pequeño objeto de tierra cocida, hace casi un siglo, que arqueólogos, lingüistas e investigadores aficionados trabajan con el objetivo de perforar su secreto. Hacerlo "hablar", de alguna manera, ya que viejo de más de 3 mil años, sería el único vestigio de una lengua olvidada.
Philippe Plagnol, un joven ingeniero, forma parte de los mejores conocedores de este objeto.

Horoscope: ¿Cuándo descubrió el disco de Festos?
Ph. Plagnol: En 1994. Yo tenía 14 ó 15 años y caí por azar en la revista Archéologie nouvelle. Ahí Louis Godart firmaba un artículo titulado "El misterio del disco de Festos". Lo que me intrigó es que él no daba más que pocas explicaciones concernientes a los signos reproducidos, numerados del 1 al 45. ¡Entonces no estaban traducidos! Yo me sentí con la vocación de un nuevo Champollion.

¿Y en el presente, al cabo de una decena de años de investigaciones?
He cambiado de rumbo y trato de reunir las informaciones más objetivas posibles.

¿Y si el disco fuera falso?
Yo no lo creo. Visitando los museos o recorriendo libros sobre Grecia antigua, todo el mundo puede constatar que una gran parte de los signos impresos sobre el disco remite a realidades históricas. Como por ejemplo, el signo 25


una barca típicamente cretense, que se vuelve a encontrar por ejemplo en un sello de Minos que data del siglo XV a.C.

Parte II

Parte III