23 jun. 2008

Página para Al Andalus


Fui grato al jazmín y leal al alfanje;
descubrí fuentes y surtidores en los jardines
de mis enemigos.
Perdí cien casas.
Conservo la llave de la que será la última.
Sentí el rumor del Universo
en una rosa
y en la rosa del iris
con que ciertos ojos me miraron
cierta tarde.
Inventé a Aristóteles.
Vi lo que nadie vio:
la doliente melodía
de la Alhambra, que está sola;
la nostalgia generosa
del limonero.
El amor del espejo,
ese arquetipo.
El amor de las cosas,
esos esplendores.


Imagen: Corán de Al Ándalus, siglo XII.