11 nov. 2010

Un robot llamado Tlaloque en busca de los antiguos teotihuacanos

Gracias al carro-robot Tlaloque, los misterios guardados bajo el templo de la Serpiente Emplumada están saliendo a la luz. Según información del INAH, Tlaloque ingresó al túnel subterráneo y ha aportado imágenes de los primeros metros del pasadizo. Cabe hacer notar que es la primera vez que un robot se utiliza en la historia de la arqueología mexicana y sus imágenes revelan que el túnel se encuentra estable, por lo que los arqueólogos podrán acceder a él.



Fotos: INAH. Melitón Tapia y Mauricio Marat



El arqueólogo Sergio Gómez Chávez, director del proyecto, informó que las imágenes tomadas por Tlaloque constatan la hipótesis de que el túnel fue rellenado de manera intencional hace 1800 años. El conducto fue excavado en la roca a lo largo de 100 metros, su techo es abovedado y en algunos sitios muestra marcas de las herramientas que usaron los teotihuacanos para elaborarlo.
Además, se han podido observar las grandes piedras labradas que el túnel guarda en su interior y que fueron introducidas por los teotihuacanos para sellar el acceso.

Por otro lado, Sergio Gómez Chávez declaró que

“Con el georradar, cuyos estudios han sido realizados por el doctor Víctor Manuel Velasco, del Instituto de Geofísica de la UNAM, se han detectado tres cámaras en las que pudieran localizarse los restos de personajes importantes de la antigua ciudad, pero esto lo comprobaremos hasta que entremos”.

El túnel fue descubierto hace 7 años (fines de 2003) por el mismo Sergio Gómez y por Julie Gazzola. Sin embargo, una exploración de este tipo requiere años de planeación. Además del georradar y de Tlaloque se ha utilizado el escáner láser que posibilita el registro tridimensional de los hallazgos arqueológicos.


Información tomada de la página del INAH




Los tlaloque eran la personificación de los cerros además de ser considerados
 dioses de la lluvia y de las tempestades.