4 jul. 2009

Las cenizas de César



Foto: Carlos Lunghi Jr. en www.egipto.com

En la reciente muestra dedicada a Julio César en El Claustro del Bramante en Roma, se expuso un objeto singular: la esfera de bronce que, según la tradición medieval, contenía las cenizas de César y que remataba el obelisco del Vaticano.

Existen dudas sobre el gobernante egipcio que mandó construirlo. Fue trasladado y erigido en Alejandría en el Foro Julio por órdenes de Augusto. Calígula mandó que fuera llevado a Roma para servir como spina del Circo Vaticano. Ahí se mantuvo para gloria de Calígula, Nerón, Augusto y Tiberio. La esfera de bronce con que fue rematada se convirtió en la imaginación popular en el contenedor de las cenizas de Julio César. Quienes pasaban por la base del obelisco lo reverenciaban como cosa santa y se inclinaban ante aquello muy grande que custodiaban las alturas. En 1586, el papa Sixto V mandó fuera trasladado frente a la Basílica de San Pedro y que la esfera de bronce fuera sustituida por una cruz.

Se dice que la esfera fue abierta por el arquitecto renacentista Domenico Fontana y que estaba vacía. Los Museos Capitolinos la custodian.




Obelisco del Vaticano y esfera de bronce. Fotos: John Osborne. Del libro "Julius Caesar in western culture".