28 abr. 2009

Pompeya: viaje a través de sus imágenes

(Foto: EFE)

Los frescos de Pompeya, desprendidos de sus muros durante los siglos XVII y XVIII y llevados al Museo de Nápoles, han sido sometidos a un proceso de restauración durante diez años, que se ha comprometido a devolverles sus colores originales.

Es la mejor colección de pintura romana que existe en el mundo. La más completa. Cuatrocientos frescos que se vuelven a exhibir para que el ojo privilegiado viaje en el tiempo a través de las imágenes preservadas por la arena del Vesubio.

¿Veremos los colores que miraron Plinio y Nerón y Agripina, y el austero Séneca? ¿Asistiremos a las bodas de Hera y de Zeus? ¿Sorprenderemos a Aquiles disfrazado de mujer en Esciros? ¿Se nos encogerá el corazón ante Ariadna abandonada?

La pintura pompeyana volverá a exhibirse en el Museo de Nápoles: dioses, héroes, miradas y actitudes y la luz que misteriosamente las envuelve como un velo de memoria.