5 mar. 2009

Amenhotep III vuelve de nuevo en 2009




El grande Amenhotep III ha sido hallado en la orilla occidental del Nilo, a 700 km de El Cairo, en la ciudad de Luxor.

Si alguien le hubiera dicho a este grande que su hijo Amenofis se encargaría de destruir en lo simbólico todo en lo que él creía, que se cambiaría el nombre, que tomado de la mano de la bella Nefertitit, daría la espalda a las edificaciones paternas de Karnak y Luxor para irse a soñar de propia cuenta en Amarna, el futuro Akhenatón hubiera sido puesto en una canasta, como Moisés, para fluir en contra del destino.

La primera estatua encontrada por el diligente Consejo Supremo de Antigüedades egipcio es de granito negro. Amenhotep está sentado en majestad. La segunda, en cuarzo, muestra al faraón como una esfinge.

La fotografía es de AP y hay pocas como ella.

Amenhotep renace del vientre de la tierra,
y a este recién nacido podrían dirigirse
las líneas del Himno al Sol
que compuso el breve Akhenatón:

Vuelve de nuevo para alzarse por oriente,

y todo prospera otra vez para el rey;

y así es desde que cimentaste la tierra

y creaste las cosas para tu hijo,

hijo tuyo que brotó de tu cuerpo:

el Rey de ambos Egiptos, Akhenatón,

y su primera esposa, Nefertiti,

viva y joven para la eternidad.