23 mar. 2009

Forma Urbis


Durante el imperio de Septimio Severo -203 al 211- se erigió un mapa de mármol de la antigua Roma que medía apóximadamente 18 por 13 metros. Fue tallado en 150 placas de mármol que se colocaron en un muro del Templo de la Paz. Muestra templos, termas, ínsulas, algunos de ellos con su nombre grabado.
La Edad media lo carcomió, usando las placas como piedras de construcción o simplemente para hacer cal. Pero persistente como el motivo por el que fue creado, el mapa sobrevive en su décima parte, roto en mil pedazos y custodiado en los Museos Capitolinos.
La Universidad de Stanford ha hecho suyo este puzzle y creado una base de datos para erigir Roma de nuevo, desde la forma de la urbe, con procedimientos informáticos: formaurbis.stanford.edu

El fragmento de la fotografía procede del sitio de la Universidad de Stanford. Es el número 10g, que muestra partes de la Suburra (más de uno la ha transitado de la mano de Sienkiewicz en Quo Vadis) y la calle principal: el Clivus Suburanus.

Fragmentos del Forma Urbis podrán verse en la muestra Divus Vespasianus, entre el Palatino, el Celio y el Esquilino, en el Coliseo.