16 mar. 2010

Una idea audaz


De repente te brota en la cabeza una idea audaz,
armada como Atenea:
ser tú mismo tu propio creador,
tu propio invocador,
tu providente padre
y tu herrero ingenioso.