26 ago. 2009

Borges y nosotros



Borges nos presentó.

Le dijimos que habíamos leído los libros esenciales.
-Sin creérnoslo del todo -confesamos.

Sonrió.

-Todavía hay tiempo -nos dijo-.
Aunque no mucho.