1 ago. 2010

David García Hernández: El aroma musical de la nostalgia


David García Hernández es un joven y polifacético músico mexicano que desde hace muchos años ha investigado la persona histórica de Copo de Algodón. Él ha sido uno de los primeros lectores (si no es que el primero) de esta novela publicada por Ediciones El Naranjo.
Me he acercado a David para proponerle una experiencia poco común: una entrevista del autor al lector. Y así, en los últimos días de julio hablamos de música, libros, niños, historia y fe en nuestro país, de esperanza y amor por la ciudad en que, al igual que Copo de Algodón, ambos nacimos:

México,
la rodeada Tenochtitlan,
hace muchos sueños,
por círculos de jade. 

 En qué momento de tu vida sentiste que tenías vocación por la música?

Aunque mi primer contacto con la música lo tuve a través de Cri Cri, logrando llamar mi atención a través del sonido del piano, fue a la edad de 7 años, imaginándome tocar este maravilloso instrumento sobre una consola de la sala (de esas que encontramos ahora solamente en bazares de antigüedades), mientras escuchaba "Balada para Adelina" en la interpretación de Richard Clayderman, cuando descubrí mi pasión por la música.

La verdadera vocación la encontré al darme cuenta de que mi interpretación al piano, lograba transmitir emociones al público, a la edad de 23 años, cuando logré ganar mi primer concurso de piano en un encuentro Interpolitécnico, institución donde alcancé el título de Ingeniero Bioquímico, y donde pude ver realizado mi sueño de aprender a tocar piano. Recuerdo haber sentido muchos nervios antes de subir al escenario en la primera eliminatoria, tanto que pensé seriamente abandonar la contienda. Mi sorpresa fue que al pisar el escenario y observar la atención del público sobre mí, el nerviosismo se alejó para dar paso a un deseo muy grande por ver el concurso más que como una oportunidad para ganar un reconocimiento, como una forma para halagar y complacer al público presente. 

¿Cómo y cuándo llegó a tus ojos y a tus manos la lectura?

Mi encuentro con la lectura fue accidentado. Leía solamente por cumplir y aprobar materias en la escuela, o para cumplir con mis responsabilidades laborales en mi empleo dentro de la industria farmacéutica. Recuerdo que cuando cursaba el tercer año de primaria, logré ganar un primer lugar en una muy cerrada final de un concurso de lectura en voz alta. El jurado no podía decidir quién merecía el primer lugar entre una niña y yo, y fue una lectura que hacía referencia al día de muertos la que marcó la diferencia, cuando pude leer fluidamente la palabra "Cempasúchil".

Fuera de ello, mi afición era pobre, hasta que durante una visita guiada en Teotihuacán, a la edad de 28 años, el instructor nos recomendó leer "La visión de los vencidos" de Miguel de León Portilla, en donde afirmó, existía evidencia documental de que en el México prehispánico había personas de piel blanca. Este tema despertó mi curiosidad por la lectura, y me propuse buscar cada libro al que hacía referencia el primero. De esta manera me di cuenta de que la conquista de México tenía dos versiones: La de los españoles a través de Bernal Díaz del Castillo, y la de quienes se consideraron como vencidos, escrita a partir de manuscritos que dejaron mexicas que vivieron este proceso, y algunos otros que sobrevivieron a ello.
 


Sabemos que profesas un nacionalismo musical. ¿Cómo describirías el alma musical de México?

El alma musical de México tiene un colorido intenso y único en el mundo, que se tiñe con nuestras riquísimas tradiciones, valores, picardía, alegría y romanticismo, fácilmente perceptibles cuando tenemos oportunidad de acercarnos a sus notas. Esta forma de sentir la música mexicana me inspiró a componer los temas de mi proyecto titulado "El Color de mi Tierra", a manera de homenaje a algunos de los estilos más representativos de la música popular mexicana.
 


Háblanos por favor de tus proyectos, de tus conciertos, de tus discos...

Mis proyectos están enfocados en la conservación de las tradiciones mexicanas, al fomento por la unión familiar y el gusto por conocer y difundir nuestro gran legado musical, al tiempo que pretendo contribuir a enriquecer el repertorio de nuestra música con composiciones de mi autoría . Disfruto mucho presentar cada disco de una manera poco convencional, apoyándome con el teatro. A la fecha he logrado grabar 3 discos, en donde he participado como autor, arreglista y productor de cada tema: 1) Tiempo de Navidad, el cual presenté inicialmente en Irlanda en 2007, y en México en el foro Cultural Coyoacanense, a través de la obra titulada "¿Dónde está la Navidad?" de la cual soy productor, y en la que interactúo con títeres, mientras hablamos de las tradiciones alrededor de esta hermosa temporada; 2) El Color de mi Tierra, con música mexicana de mi autoría; 3) La mirada de Dios, con música propia para la reflexión y la oración, este último en colaboración con Ediciones Paulinas.

Actualmente me encuentro en la etapa final de la producción del nuevo disco titulado "Canción para el corazón de un niño", cuya música presenté el pasado mes de Abril de 2010 en la Biblioteca Vasconcelos, a través de la obra titulada "Canción para el corazón de un niño", de la cual soy productor, en un homenaje a nuestro juguete mexicano, con el lema "Porque para llegar a ser un gran hombre, se requiere de un gran corazón de niño...". Los títulos de cada tema hacen referencia a un juguete mexicano. Tenemos por ejemplo el "Vals del trompo feliz"; "Veloz, el caballito de madera"; "Azul, el barquito de papel". Este espectáculo escénico se presenta con un escenario lleno de colorido, y es una combinación muy especial de música y mímica, en donde un artesano y una muñequita de trapo nos recuerdan momentos especiales que hemos experimentado alguna vez con nuestros juguetes mexicanos.
 



¿En qué te has inspirado para componer "El color de mi tierra"?


Es un proyecto al que le guardo especial cariño, por el reto, aprendizaje y proyección que ha representado para mi carrera artística. "El Color de mi Tierra" me ha abierto camino en cada foro cultural en el que he tocado la puerta. Es un disco que tiene mucho colorido en ritmo, estilo y romanticismo. Tiene valses inspirados en la música que se escuchaba durante el Porfiriato, con un fuerte olor a nostalgia y tradición. El son "Fiesta mexicana", ha sido mi primer incursión en este estilo, y es un tema del que estoy muy orgulloso, pues al escucharlo puedes experimentar el ambiente de algarabía y fiesta, propios de nuestra cultura. Algunos temas fueron hechos a ritmo de bolero ranchero, en donde la fusión del piano con música de mariachi es muy interesante. Cada nota de este disco busca que al escucharla, nos transportemos de inmediato a otras épocas de nuestra historia, que vive resguardada en la memoria de nuestros abuelos, para seguir heredándose de generación en generación.

Lo mejor de "El Color de mi Tierra" está aún por llegar, ya que he terminado la letra de casi todos los temas, y tengo planeado concluir partituras para lograr que la música sea interpretada por orquestas sinfónicas o de cámara, y acompañada de coros. Si hasta ahora la música ha sido muy bien recibida por el público, las letras contribuirán aún más para que puedan arrancar momentos muy emotivos y construir otros nuevos en quien la escuche.


¿Qué significa componer música hoy, en México?

Para mí es sinónimo de identidad y expresión del sentir del México de hoy, que se nutre de la música de otros lugares del mundo para evolucionar en ritmo y temática. Componer en México hoy es una práctica más común de lo que parece, y la llegada de la tecnología ha contribuido a hacer esta tarea más sencilla, aún para quienes no nos dedicamos por completo a la música. Considero que existe una gran responsabilidad para quienes como compositores, aspiramos a un México mejor, trabajando en propuestas que promuevan la aplicación de los valores que contribuyan a formar mejores personas en todos los sentidos, en beneficio de la sociedad, una propiedad única que tiene la música para actuar a nivel de nuestras emociones.
 


 Háblanos de tus sueños, de tus anhelos. Si se te apareciera el genio de la lámpara ¿cuáles serían tus tres deseos?

Sueño con lograr a trascender con mi trabajo en la música en México y el Mundo. Que la gente pueda recordarme porque mi música logró un impacto positivo en sus vidas para hacerla mejor. Sueño con verme tocando acompañado por una gran orquesta y un gran coro mis propios temas, y poder hacerlo en mi país y fuera de él. Si se apareciera el genio de la lámpara maravillosa le pediría sabiduría, salud y amor, pues son tres valores fundamentales que se necesitan para alcanzar el éxito en lo que te propongas.
 


 Hemos establecido relación a través de mi novela Copo de Algodón. Estoy casi  segura que tú has sido el primer lector. Sé que ya conocías al personaje principal, pero ¿cómo fue tu encuentro con la pequeña Copo en las páginas del libro?

Fue un encuentro muy emotivo y significativo. Fue como reencontrarse con una persona por la que sientes mucho aprecio y admiración, después de 10 años de no haber sabido nada de ella. Reencontrarla, y dejar que te platique sobre su niñez, mientras te deja aprender más sobre tu historia, tus raíces, el entorno que le tocó vivir antes y durante la conquista, y el profundo respeto que existía por la naturaleza y los valores, te ayudan a comprender mejor situaciones de la historia que a veces son fáciles de juzgar, si desconoces el entorno que se vivía entonces.

Un ejemplo es las circunstancias que llevaron a Moctezuma II a recibir a los españoles con una actitud sumisa, o por ejemplo, a comprender cuál fue el origen y los motivos que llevaron a la diosa Cihuacóatl (a quien hemos satanizado a través de la leyenda de la llorona) a lamentarse por la desgracia que veía llegar sobre el pueblo mexica. Cuando lees el libro, te das cuenta de una niña que habla con gran familiaridad y orgullo, de personajes que para nosotros parecen lejanos, como son los Tlatoanis Aztecas, sus fortalezas y debilidades. Este encuentro despertó nuevamente en mi el deseo por seguir leyendo y fomentando este gusto en mi familia. El libro utiliza un lenguaje muy amigable, que facilita la comprensión de la historia de la última etapa de grandeza del Imperio Mexica, y de los acontecimientos más importantes de la Conquista de México, pues es una niña que llegó a ser Emperatriz la que te está narrando los hechos. El libro es para mí un gran esfuerzo por añadir valor a quien valor merece, resaltando el importante papel que ha tenido la mujer en la Historia de México.
 


 ¿Qué significa para ti, como joven creador mexicano, la fuerte componente indígena de nuestra cultura?

Significa una parte esencial de los componentes que fluyen por nuestra sangre, inyectándole ese colorido que es reconocido en todo el mundo por su valor, calidez, orgullo, creatividad y valor que nos distingue. Esa componente indígena se pone de manifiesto cuando como pueblo enfrentamos situaciones extremas, ya sea para festejar o para solidarizarse en situaciones de crisis. Es la fuerza que surge desde nosotros y nos arranca un suspiro, una lágrima o un grito de júbilo cuando escuchamos las notas del Cielito Lindo.
 


¿Cuál es tu visión de la llamada "Conquista de México? ¿Coincide o difiere de la presentada por mí en las páginas de Copo de Algodón?

Mi visión coincide fuertemente con la tuya, que me parece imparcial, sin culpar a ningún pueblo en particular por los hechos que llevaron a la destrucción del imperio Mexica. La visión es simplemente descriptiva, invitándote a obtener tus propias conclusiones. Me inclino por pensar que como pueblo, corre por nuestras venas la sangre de 2 culturas únicas en el mundo por su fuerza, valor y tenacidad, que se puso de manifiesto durante los días de sitio que vivió la Ciudad de Tenochtitlán.

Desde mi punto de vista, el entender la historia de esta forma, contribuye a aceptarnos tal y como somos, con la herencia cultural proveniente de estas dos grandes potencias, la cual ha florecido para dar lugar a una cultura que destaca a nivel internacional en todas las artes por sus características propias.
 


Del Diccionario de David García Hernández

1.- Libros: Ventana al mundo que estimula la imaginación, la creatividad y la reflexión, elementos necesarios para superarnos como personas.
2.- Niños: El futuro de nuestra civilización y la mejor oportunidad para reencontrarnos con nosotros mismos para que no olvidemos de dónde venimos.
3.- Música: La palabra más difícil de definir, pero podría decirte que es la esencia de lo que soy como persona, y el mejor medio para conectarme con el corazón de otras personas.
4.- Sueños: El lugar donde se albergan los más profundos deseos, ilusiones y temores.
5.- Felicidad: La capacidad para identificar y disfrutar los detalles más sencillos que nos brinda la vida.



SOY compositor y pianista mexicano. Mi búsqueda por encontrar mi lugar en la música me ha llevado a ganar 2 concursos de piano y 2 segundos lugares en composición musical en el Instituto Politécnico Nacional, en donde obtuve el título de Ingeniero Bioquímico, que aplico en beneficio de la salud a través de industria farmacéutica. Por lo anterior puedo atreverme a decir que soy el primer pianista formado completamente en el Instituto Politécnico Nacional.

Mi propuesta musical busca promover la conservación de las tradiciones mexicanas, y contribuir a fomentar la unión familiar y el gusto por la música popular mexicana. Considero cada concierto como una oportunidad para encontrarme con amigos con quien compartir mi pasión por la música, así que serás muy bienvenido a visitarme de acuerdo con el calendario incluido en  www.myspace.com/elcolordemitierra.

Te invito a conocer más sobre mi propuesta musical en: www.youtube.com/garciad8 y
www.facebook.com/david.garcia.hern



Imágenes: David García Hernández y Ediciones El Naranjo (Ilustraciones de Marcos Almada Rivero)