7 ene. 2009

Tigres de la otra noche en la Biblioteca Nacional de Maestros de Argentina... y un mágico encuentro con Lugones




La Biblioteca Nacional de Maestros es una impresionante institución fundada a finales del siglo XIX. Está trenzada con la historia argentina y con esa pasión por las letras que ha de respirarse en las calles de Buenos Aires, porque de otro modo ¿cómo explicaríamos a Borges?

En el sitio online de la Biblioteca hice el hallazgo del día: la biblioteca personal de Leopoldo Lugones. ¡¡¡Leopoldo Lugones!!! Tal parece que si tuviera la suerte de ir a Buenos Aires y entrar a la BNM, podría visitar...




...el legado del escritor a la institución que dirigió durante 23 años y junto con los ejemplares del Fondo Antiguo de la Sala del Tesoro constituye el corazón de la Biblioteca Nacional de Maestros. En las piezas que la componen se dibuja el mapa intelectual del poeta, su pasión por la filología clásica, como ensayista y traductor, el amplio arco de sus lecturas políticas, su fascinación por las ciencias ocultas y los textos cientificistas que tanto influyeron en su literatura fantástica. Los centenares de volúmenes que le dedicaron escritores e intelectuales nos señalan el lugar central que en la Argentina de la época ocupó Lugones, no sólo en el campo de la cultura sino también en el de las ideas y la educación. Por otra parte, su abundante marginalia manuscrita nos acerca al escritor en su mesa de trabajo. Su caligrafía en azul, rojo y negro traza notas eruditas tanto en los márgenes de una traducción de San Dionisio, como en los blancos de un texto gauchesco o en una gramática de las muchas lenguas de su interés. Al entrar en el despacho de Lugones el visitante es atrapado por "la gravitación de los libros, el ámbito sereno de un orden, el tiempo disecado y conservado mágicamente". Las estanterías crujen y las teclas de su máquina de escribir parecieran sonar al ritmo de su pensamiento. Un modo de recrear una y otra vez el encuentro con Lugones. "

Y en la sección de poesía infantil de la Biblioteca Nacional de Maestros de Argentina, ya rugen o ronronean los Tigres de la otra noche.