12 ene. 2009

Las demasiadas sombras del Resplandor Teotihuacano



El 29 de enero de 2009 los dioses no se van a reunir allá en Teotihuacan.

En el que según la cuenta indígena sería el día 6 lagartija del año 9 pedernal, ni Tecuciztécatl ni Nanahuatzin rivalizarán por lanzarse a la hoguera para crear el Sol, para originar la Luna. Tampoco Moctezuma Xocoyotzin hará el largo viaje desde Tenochtitlan para sumergirse en el interior del cosmos en la ciudad donde los hombres -sólo algunos- se convierten en dioses.

El 29 de enero de 2009 será inaugurado el proyecto Resplandor Teotihuacano, autorizado por el Estado de México, por la Secretaría de Educación Pública y la Dirección del Instituto Nacional de Antropología e Historia; y operado por varias empresas privadas.

La llamada Zona A de Teotihuacan -la que no se podía tocar ni con un suspiro- gracias a la voluntad política que no conoce trámites ni dilaciones, luce bases de aluminio innumerables sobre perforaciones practicadas en la piedra original. Claro, comprendan, había que colocar 12 mil "taquetes de ajuste y anclas de expansión". Y falta lo peor, lo más ridículo: unas estructuras móviles que transportarán espectadores de privilegio para que asistan en su vagoncito a la Disney al exclusivo espectáculo nocturno.

Quién sabe qué será peor, si el Director del INAH avalando el acta de defunción de un sitio de espiritualidad milenaria o las declaraciones del diseñador del asunto: "no es un espectáculo,no es un show, es un evento (sic) cultural responsablemente (sic) producido con el que pretendemos crear una nueva experiencia."




Pero Teotihuacan no es un museo. Tampoco es un parque temático. No es ni Orlando ni El Papalote, es la ciudad en que los hombres -sólo algunos- se convierten en dioses. Es una ciudad única en el mundo, espejo y religación con el cosmos, patrimonio de la humanidad aunque eso sólo se vea como una etiqueta. Es la expresión monumental de la inefable vinculación nahua de lo que existe sobre la tierra con el mundo misterioso de los dioses y los muertos...

¿Esto lo sabrán el Gobernador del Estado de México, la Secretaria de Educación Pública, el diseñador, el Director del INAH?

Tal vez el Director del INAH lo supo y lo olvidó.

Esa "nueva" experiencia de la que habla el diseñador ha de ser una vez más la conjunción de los ricos, los políticos y la ignorancia.

Sahumada con copal.

Demasiadas sombras en Teotihuacan.



Las siguientes fotografías provienen del blog altoaladestruccionenteotihuacan.blogspot.com y muestran que el daño está irremediablemente hecho.