21 ene. 2009

El ojo de Galileo, la nueva novela de Jean Pierre Luminet


Hay escritores a perseguir.
Porque aportan luz y conocimiento, porque jalonan la mente y hacen expandir el mundo del lector.
Jean Pierre Luminet, después de El enigma de Copérnico y La Discordia Celeste, ofrece en 2009, Año Mundial de la Astronomía, el tomo 3 de la serie Los edificadores del cielo.

Se trata de El ojo de Galileo. Tiene 400 deleitables páginas y está editado por JC Lattés. Paris, claro.

Traduzco el texto en francés de la contraportada:

"El 21 de agosto de 1609, en Venecia, Galileo sube las escaleras del campanario de la plaza de San Marcos: detrás de él los príncipes de la ciudad, de la iglesia y de la familia Médicis. La primera demostración oficial de su lente astronómica va a fascinar a toda Europa.
Pronto apela a los mejores vidrieros de Murano para tallar lentillas y perfeccionar la invención. Los astrónomos del mundo entero van a descubrir, tan maravillados como consternados, el espectáculo de los satélites de Júpiter, la superficie de la Luna y las profundidades del cosmos, que abaten la enseñanza de Aristóteles en provecho del sistema de Copérnico.
Durante ese tiempo, en Praga, el matemático imperial de Rodolfo II, Johan Kepler, no esperó la lente para revolucionar la astronomía. Ya ha descubierto las leyes matemáticas de los movimientos planetarios y los principios de base de la óptica.
Él solo comprende el funcionamiento de la lente astronómica y puede testificar la realidad de las observaciones de su colega italiano.
El ojo de Galileo es él.
Es Kepler.


Hay escritores que hacen expandirse el mundo del lector.

Hay que perseguirlos, porque aportan luz y conocimiento.

Pero solamente Jean Pierre Luminet tiene el don de devolvernos, luminiscente y sobrecogedor, el asombro por el cielo.