26 jul. 2008

El inasible rostro del devenir

Busto de Demeter, museo Termas Diocleciano, Roma

Me dice Sócrates, de Atenas, en otro lugar del Cratilo:

-¿Te parece que difiere de la opinión de Heráclito, el que ha dado por antepasados a los demás dioses, Rea y Cronos? ¿Crees que ha sido una casualidad el haber dado a estas divinidades el nombre de corredores?

-Me parece que no difiere en lo absoluto, y que Rea es la que deviene por su nombre y por su esencia. Por lo mismo, el rostro de la diosa que a su vez es el devenir es inasible y no puede fijarse, como no puede fijarse el rostro de los ríos, también corredores, ni del majestuoso Océano, padre también de todo.