25 jul. 2008

Los dioses, la luna y Platón

El Sol y la Luna en el Disco de Nebra
Leonardo como Platón en La Escuela de Atenas de Rafael

Dice Platón -que dice Sócrates- en el Cratilo que los primeros hombres que habitaron la Hélade reconocieron como sus dioses a los astros y que como los veían desplazarse, correr en el cielo -en griego thein- los llamaron Theoi.

En el mismo diálogo, por la pura etimología de la pura Luna -selanaia- Platón da fe de la doctrina que enseñó Anaxágoras como nueva y que ya era vieja en las palabras: la Luna recibe su luz del Sol, y no la tiene propia. Selas neon kai enon aei: la luz que recibe la luna es siempre nueva y siempre vieja...

Y el hombre, con la palabra que lo nombra, anthroopos, sería el contemplador de lo que ha visto -anathroon a opoopen-

Y lo que ha visto tantas veces, noche a noche, ha sido el cielo estrellado, habitado por dioses que se desplazan, en el lento e inexorable correr que, dice Platón en el Cratilo, les dio nombre.