22 feb. 2009

La luz celebra el cumpleaños de Ramsés

Foto: Reuters (En El Universal)

Una de las personalidades más fascinantes de todas las épocas, Ramsés II, desde su eternidad incomprensible, hace que este 22 de febrero el mundo entero celebre su cumpleaños.

En su templo de Abu Simbel -que fuera trasladado en 1964 con motivo de la construcción de la presa de Asuán- los rayos del sol penetran hasta el santuario situado en el fondo del templo e iluminan los rostros de Amón Ra y del propio Ramsés. El dios Ptah queda en penumbra pues ama la oscuridad y sus dones infinitos.

El fenómeno volverá a repetirse el 22 de octubre, día de la coronación de Ramsés.

Las fechas originales eran el 20 de febrero y el 20 de octubre. Con motivo de la traslación del templo el fenómeno luminoso se recorrió dos días.

Destinado a la inmortalidad -quizás como todos los hombres- Ramsés la alcanzó al agotar su medida y llenar por completo el cartucho de su nombre de faraón. Algunos creen -yo entre ellos- que la descubrió a través del gran cataclismo psíquico que provocó en su alma la bella Nefertari, "aquella por quien nace el Sol".