6 may. 2018

Roteiro Literario con Anxos Rial en Pontevedra


Caminando al ritmo de Valle Inclán con Anxos Rial



Conocer a Anxos Rial fue uno de los dones más preciosos que me deparó el Salón del Libro Infantil y Juvenil de Pontevedra. Profesora deslumbrante y gran conocedora de la literatura gallega y universal, Anxos me deparó una experiencia incomparable, compartida también con Eva López, otra maravillosa mujer de letras y de educación.

Se trató de un Roteiro Literario a través de las mágicas calles de la preciosa ciudad. Lo ha compuesto Anxos basándose en el libro A filla das ondas, de Fina Casalderrey. Huelga decir que el Roteiro me fue entregado por nuestra insuperable guía en lengua gallega, lo que añadía un encanto indescriptible.

Comenzar por a Praza da Peregrina con un poema de Amado Carballo (Siglo XIX) fue solo el inicio. Hasta hubo tiempo, fuera de Roteiro, de leer unas páginas de Mi abuelo Moctezuma para compartir en las festividades del Día del Libro 2018.

Vimos a O loro Ravachol desde los ojos de Torrente Ballester, interpelamos las esquinas de a Praza de Ferrería, siempre siguiendo el hilo de A filla das ondas:

"- Podería indicarme onde está a fonte da cordialidade?
- A fonte da Ferrería? -asegurouse Mariña.
-Esa que dá de beber a quen pasa! -exclamou, pasando a lingua polos beizos secos."

Si de sed de belleza se trataba, agua viva sabe escanciar Anxos Rial, desde su amor y su conocimiento. En a Igrexa de San Francisco, devotamente paradas frente al sepulcro de Paio Gomes Chariño, leímos versos de su cantiña y en nuestra presencia se levantó el caballero, a través de sus palabras tan del siglo XIII y en ese momento, tan de nuestro propio siglo.

"As frores do meu amigo
briosas van no navío
E van-se as fores
d'aquí ben con meus amores!
Idas son as frores
d'aquí ben con meus amores!"

Le dimos la mano a la estatua de Don Ramón del Valle Inclán con pensamientos dirigidos a sus Sonatas. Y nos dio la hora de atravesar el puente hacia el Pazo da Cultura, porque el interesante programa del Salón del Libro continuaba y para la Delegación Mexicana, era el último día. Así fortalecidos los corazones con tan fina literatura de Pontevedra nos dimos un abrazo que para siempre queda y que ya está generando nuevos caminos para este encuentro.



Freente a la Iglesia de San Francisco leyendo Mi abuelo Moctezuma


Igrexa de San Francisco

¡Gracias, querida Anxos Rial, por tanto rostro y tanto corazón!