28 may. 2018

Nuevo Ramo de Viejos Cantares, de Ramón García Mateos






Un torrente de lírica popular brotado del corazón del poeta



Y van cantando
que las penas con coplas
no amargan tanto.
(Ramón García Mateos)


Ramón García Mateos nos ha devuelto la canción. Nos ha rescatado del desierto y nos ha retornado al pueblo y a su voz. Nuevo Ramo de Viejos Cantares es un libro indispensable para toda edad, tumultuoso de belleza y amor a la vida, precioso de su primera letra a la última, lleno de saber y de tradición, enjoyado de pasado y cuajado de futuro. Viven en él eterna existencia muchos poetas pretéritos, los conocidos y los anónimos, los todos los que están y los que son y los que han sido. 

Cobran nueva vida las sentencias de los poetas de ayer... pues si algo olvidaron Machado, Federico, Bécquer y Miguel Hernández, si alguna rima o pensamiento se les quedó en el tintero, lo recuerda y lo rescata Ramón, que como Walt Whitman, contiene multitudes, su palabra es continental y transoceánica, cueva de siguiriya -India o Gades qué más da-  y castellana estepa. Porque este libro es también geografía y trashumar a lomo de verso una aventura de raro deleite.

Vamos compartiendo el camino con Ramón García Mateos por entre los senderos que marcan los poemas. Nos halagan y retornan al paraíso los aromas del romero y la menta del campo poético; castiga el sol en los pagos de la página y nos detenemos. A la sombra de un árbol, sobre la hierba, el poeta nos ofrece pan y vino y nos cuenta  y nos canta y nos edifica:

Digo con Juan Panadero
lo que afirmaba Mairena:
me gusta la rima pobre,
esa que canta y no suena.
Desconfía del poeta
que desprecia metro y rima:
suele encubrir su torpeza
con aires de altanería.

Todo pasa en Nuevo Ramo de Viejos Cantares, haciendo por supuesto al andar un camino. Pasan el Cid y Babieca, la más lorquiana de las lunas de Granada, las pampas argentinas y la manigua de Cuba. Pasa todo el lenguaje porque el hombre antes de hablar cantó y Ramón García Mateos nos lo recuerda en este libro cueva de tesoros, en este absoluto libro de intención varia y polifónica, que es ya patrimonio de todos los que hablamos castellano.