20 oct. 2012

El Duende No o el arte de decir que no. La reseña de Anabel Sáiz Ripoll

Fuente: Voces de las dos orillas

de María García Esperón,
Amigos de Papel, 2012,
Ilustrado por Yolanda Falagán.


Por Anabel Sáiz Ripoll

El Duende No, de María García Esperón, es uno de esos relatos deliciosos que, de forma mágica, aborda un asunto de vital importancia en la niñez: la necesidad de tener los propios criterios y de aprender a defenderlos. Es lo que le ocurre a la pequeña Sol, quien, deseosa de agradar a su amiga Alexia, algo mayor que ella, le concede todos los caprichos. Sol parece depender de Alexia aunque no le guste, pero no sabe cómo hacerlo. ¿Cómo puede decirle sin que se enfade que las niñas no se invitan solas sino que esperan a que las inviten? ¿Cómo hacerle saber lo importantes que son sus zapatos rojos para ella? Y, pese a todo, acaba invitándola a su casa, jugando a lo que no le gusta y regalándole sus zapatos especiales… hasta que sucede algo y ahí irrumpe la fantasía en forma de duende, un duende que vive en el armario de Sol y le enseña a decir “No”. Ni más ni menos. No si algo no le gusta. No si algo no le parece bien. No si algo no le apetece.
Sol descubre que puede decir no sin que ocurra nada y se siente liberada y contenta. Descubre, gracias al amigo duende, que los verdaderos amigos no son los que te obligan a nada, sino los que están contigo.
El Duende No es un libro muy apropiado para las primeras edades que ayudará a los niños a crear su propia personalidad y a reflexionar acerca de lo que está bien y lo que está mal, pero sin didactismos trasnochados, de una manera fresca y directa.
María García Esperón conoce bien el universo infantil y sabe de los sufrimientos de los pequeños a la hora de mantener una amistad. La escritora mexicana se atreve a ahondar en ese espacio privado, que todos hemos tenido alguna vez, y darle una luz especial, la luz de las ideas propias. Sol necesitaba un pequeño empujón para enfrentarse al dominio de Alexia quien, pese a ser una niña, ya se muestra déspota con la pequeña. ¿Cuántas relaciones existirán así? Y no solo en el mundo infantil, por supuesto.
El duende No acaso no exista, acaso sí, no lo sabemos, pero sí sabemos que come galletas de canela y que le da a Sol la fuerza suficiente como para decir “No” y no sentirse culpable por ello.
El libro, editado de manera exquisita por Amigos de Papel, está ilustrado por Yolanda Falagán de una manera también mágica, recreando todos los momentos con especial ternura y haciendo hincapié en lo que a Sol más le preocupa: desprenderse de los zapatos rojos que le regaló su padre.
En suma, El duende No, es un cuento que gustará a los niños, por supuesto, y ayudará a los mayores en esta difícil tarea que es educar sin dominar.