28 oct. 2010

Una princesa azteca en una ventana asturiana


Copo de Algodón hizo un largo viaje transatlántico hasta llegar a Pola de Laviana y a la clase de sexto B, donde Rosa Serdio ha hecho que en los oídos de sus niños resuenen las palabras de una antigua princesa azteca, niña también, hecha de letras.

Las semillas y las plumas que acompañaron la presentación de la novela en el Templo Mayor de Tenochtitlan hace un mes fueron enviadas a la clase de Rosa como promesa de que en estos ires y venires, en este leer y leernos germinarán mundos nuevos, seres de generosidad y de alas, nuevas entonaciones y miradas recién nacidas en la belleza. (MGE)