27 oct. 2010

Niños renuevan la poesía: María García Esperón




Fuente:

  • García Esperón en INFOlectura
La narradora y poeta visitará algunas escuelas de la ciudad para compartir su obra con los pequeños
GUADALAJARA, JALISCO (27/OCT/2010).- La poesía infantil es una gran oportunidad para que este género literario renazca y reencante al mundo, explica la escritora María García Esperón, quien hoy se encontrará con sus lectores para relatar su encuentro con la literatura infantil.

La narradora y poeta visitará algunas escuelas de la ciudad para compartir su obra con los pequeños, como parte del programa de INFOlectura.

García Esperón comenta que la poesía infantil permite recuperar el valor de la palabra, “hacer que suene magia y la expresión del mundo, eso es romper con muchos prejuicios. Cada palabra tiene universos que están ahí dormidos y a través de la sintonía con la poesía los podemos despertar”.

De su encuentro con los escolares, apunta que “los niños no son sobornables, no tienen intereses extras a lo que sería propiamente lo literario”, así que son lectores honestos sobre las historias que les gustan.

La autora señala que aprovechará la ocasión para presentar su libro Copo de algodón, obra de corte histórico que rescata la figura de la hija de Moctezuma. La entrega está cobijada por el sello Ediciones El Naranjo.

García Esperón añade que hablará de su literatura infantil y juvenil, a la cual se dedica desde 2004, a partir de que comenzó a compartir lecturas con su hijo, que entonces tenía ocho años.

La escritora y también periodista ha sido reconocida con el Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2005 con el título Tigres de la otra noche, editado por el Fondo de Cultura Económica (FCE).

La historia 

Para María García Esperón es importante presentarle a los pequeños la historia y lo hace a través de los libros Querida Alejandría y Copo de algodón. En el primero presenta al pueblo egipcio y en el segundo, al imperio mexica.

Comenta que en sus textos busca recuperar la lectura en voz alta, así como hacer de la literatura una forma de felicidad: “Cuando los niños leen con sus padres son felices, quizá no lo expresen, pero es un recuerdo que guardan para siempre”.

Para finalizar, comenta que cada vez existen más escritores y padres  conscientes de la importancia de hablarle a los niños a través de los diferentes géneros literarios.