1 mar. 2008

La tumba de Cleopatra


Para Tere Bernal, que tiene el alma en Egipto.

Uno de los enigmas de la historia está a punto de develarse: el sepulcro de la legendaria Cleopatra Séptima y del general romano Marco Antonio.

Zahi Hawass, la máxima autoridad en arqueología egipcia, al extender el deslumbrante abanico de descubrimientos que reserva la Egiptología para este año 2008, dijo en el transcurso de su conferencia magistral en el Museo de Antropología que a 50 kilómetros de Alejandría se encuentra la tumba que alberga los restos de los dos personajes.

Los datos históricos que depararía el hallazgo serían iluminadores. La leyenda, el mito, la literatura y la historia podrían enfrentarse al espejo del análisis químico, al apasionante reconocimiento del DNA, a la causa de la misteriosa muerte de la mujer más fascinante de la historia, a la reliquia que graba las heridas de Marco Antonio, al sueño roto de un Imperio Universal.

Con tumba o sin ella, mi lectura del anuncio de Hawass es una señal más del despertar de Alejandría, la bella sumergida en el Mediterráneo eterno, del Espíritu que como dijo Alfonso Reyes, siempre se abre paso.

La Tumba de Cleopatra Selene


Nota en El Universal