5 mar. 2008

Alejandría, la bella sumergida



Para Mari Gabriel, también bella, que a los 16 despertó en este sueño.

El brillante Franck Goddio, quizá el enamorado número uno de Alejandría, lo que ya es decir... ha hecho declaraciones interesantes a propósito del hundimiento de la ciudad de Cleopatra y de Cesarión, de Antonio y de los gemelos Helios y Selene:

"La llamada Ciudad de los Mil Palacios, fundada por Alejandro Magno, y otras legendarias ciudades de la región canópica de Egipto se hundieron en el agua y el fango porque el suelo no soportó el enorme peso de los suntuosos templos y edificios de aquel momento, incluyendo el Palacio de Cleopatra, situado en el mítico Portus Magnus de Alejandría, el mayor instrumento de poder que había en el mundo en aquel momento".

Habría sido el llamado fenómeno de "liquefacción" el que provocó que el suelo se abriera y se tragara esos palacios que añoramos, con sus estatuas, jardines y sueños.

El arqueólogo subacuático concluye que la monumentalidad de esas construcciones fue la causa de que se hundieran. Y anuncia que han dejado de buscar el Faro de Alejandría en esas aguas, pues no han hallado ningún indicio de que ahí se encuentre.

La imagen de Alejandría sumergida es demasiado bella, demasiado poética. El de los monumentos abismándose es como un sueño que dobla las rodillas y se acoge al manto de las aguas para despertar, cuando sea tiempo, en otro sueño...



Declaraciones de Goddio en elmundo.es