21 ene. 2008

La discordia celeste de Jean-Pierre Luminet



Jean-Pierre Luminet es un hombre universal. Astrónomo, artista plástico y escritor sorprendente. Si ya con El incendio de la biblioteca de Alejandría y El enigma de Copérnico nos había subido literalmente a las estrellas, La discordia celeste, con la que como buen estrellero arranca el 2008 es una tentación irrenunciable. Tentación de sabiduría, por cierto.
Tuve el honor, al igual que Gloria Silvia Pérez del Valle*, -dones de nuestra fraternidad con Alejandría- que nos hiciera llegar la primicia por email. Traduzco del francés el texto de la contraportada:

"Tycho Brahe, Johann Kepler... todo los contraponía: el año, el nacimiento, la fortuna, el carácter y hasta su apariencia física. El primero, un león, nació en Dinamarca. De sus ancestros vikingos conservó el cabello llameante, la glotonería de un ogro, la violencia bárbara, presta a explotar a la menor ocasión. El otro, un zorro, nació 25 años más tarde, en 1571, en un miserable albergue de la Selva Negra, su rostro está marcado por la viruela, come poco, bebe menos todavía y no ríe jamás.

"Uno con su fortuna va a construir el más grande observatorio de todos los tiempos sobre la isla de Venusia para convertirse en el déspota del reino de Urania -acumula como un maniático miles de observaciones celestes.
El otro, temblando con una suerte de fiebre que tenía por nombre 'revuelta', jugando con astucia con los poderosos, recorriendo las universidades y los palacios, revela capacidades prodigiosas de pensador y de calculador... hasta el encuentro entre los dos hombres: un choque violento, pasional, casi cruel. De ese duelo sale sin embargo un gran vencedor: la verdad sobre el Universo".


Para saber más sobre Jean-Pierre Luminet, aquí:

Jean-Pierre Luminet




*Presidenta de la Asociación de Amigos de la Biblioteca de Alejandría sección México