26 nov. 2007

El vuelo del chamán


Lo que entendemos actualmente por chamanismo está irremediablemente influido por las visiones de Carlos Castaneda y su Don Juan. La muestra "El vuelo del chamán" del Museo del Oro colombiano desencaja esas visiones precursoras del New Age sin demeritarlas. Las vuelve a su origen.
Más allá de una fantasía zoomorfa se trata de la visión y vivencia que el chamán tiene del cuerpo espiritual, el que por supuesto, vuela. Es ojo y es ala, se mira a sí mismo, se sabe volador oscuro transido de luz.
Lo luminoso -el oro- se devuelve a su entraña de oscuridad -la sima, la laguna, sí, el cenote-.
La visión se vuelve ciega y por lo tanto vidente. El vuelo es ciego y sensible, como el del murciélago, el animal quizá más representado por las manos y la mirada de El Dorado.
Y al final, como en la ecuación einsteniana, todo se trata de la luz.
De la simple luz.