26 oct. 2013

Los misteriosos discos celestes de María García Esperón. Reseña de Alina Iglesias Regueyra en Cuba Literaria



Fuente: Cuba Literaria

Los misteriosos discos celestes de María García Esperón

Alina Iglesias Regueyra, 25 de octubre de 2013

Nuria y Marco, dos amigos mexicanos, estudiantes veinteañeros, se interesan en los enigmas de la historia universal. Persiguen espiritual y físicamente el sueño de dilucidar los secretos de los extraños discos milenarios encontrados en distintas partes del planeta. Junto a un camarada francés, viajan por el mundo en busca de aventuras y descubrimientos, interactuando con científicos, artistas y hasta hechiceros que proyectan sus encantamientos a través del tiempo. Cualquier joven o adolescente querría protagonizar esta serie literaria, iniciada hace ya casi diez años por la escritora mexicana María García Esperón, cuya publicación se viene realizando, poco a poco, en Cuba.

La autora manifiesta así su predilección por los temas de la Antigüedad, pero siempre con la finalidad de esclarecer el presente. Vale reconocer que, pese a abordar temas universales con un franco espíritu global, en su obra se refleja y defiende la identidad mexicana a través de la presencia, no solo de los personajes protagónicos, sino de antagonistas como el profesor Reséndiz, persistente y chauvinista investigador de la tierra azteca.

En esta trilogía dedicada a los discos —que pronto se expandirá—, la autora se vale de la mitología y de la historia antigua sobre Grecia, Alemania y Egipto. También utiliza las herramientas tecnológicas contemporáneas, como Internet y los programas digitales, para aplicarlas al estudio antropológico, cultural y astronómico del Disco de Festos, el Disco de Nebra y el Disco de Troya, hallazgos arqueológicos de gran valor, que suscitan infinidad de interpretaciones y deducciones. A través de la ficción científica, construye un contexto literario que comparte lo policíaco y detectivesco con la aventura, las intrigas del mundo académico, el espionaje internacional y la novela puramente histórica, en una interesante y provechosa mezcla de géneros.

La críticaha considerado que El Disco del Cielo es la primera novela latinoamericana que emplea, como eje central, las investigaciones sobre el Disco de Nebra. Este enigmático objeto circular recubierto de símbolos celestes, hallado en tierra germana, fue blanco de robos, ventas ilegales y otras incidencias semejantes. La autora expone varias hipótesis para la comprensión de su diseño y lo vincula, en la ficción, con el Disco de Festos, hallado en Creta y relacionado con la cultura minoica y la tragedia volcánica del Santorín en pleno mar Mediterráneo, fenómeno probablemente responsable del mito de la Atlántida. A la vez, anuncia un nuevo misterio relacionado con un objeto similar procedente de la legendaria ciudad de Troya. Para enlazar estas disímiles partes, la escritora bebe de sabidurías y disciplinas muy diferentes, como la lingüística comparada, la antropología social, la astronomía, la semiótica y las ciencias históricas, retando toda conclusión posible en el personaje de un arqueólogo alemán, un tal Johann Karlheinz Struck, tomado, como muchos otros, de la misma realidad:


¿Cuál es el panorama que han descubierto los arqueólogos basados en los métodos más rigurosos? Desolador. El Imperio Acádico de Mesopotamia, el Imperio Antiguo en Egipto, la civilización del Valle del Indo en la India, las culturas de la temprana Edad de Bronce en Israel, Anatolia y Grecia, así como la cultura Hongshan en China y la civilización Hilmand en Afganistán se derrumban en ruinas, al mismo tiempo.

Con edición de Odette González Villaescusa y Alejandro Yanes Cañizares, El Disco del Cielo se publicó en Cuba en el año 2010 por la editorial Gente Nueva. La cubierta cuenta con una atractiva ilustración de Aramís Santos Soto (Millo), y representa figurativamente a los muchachos mexicanos acompañados de su amigo Phillipe, quienes protagonizan la amena serie, muy recomendable para adolescentes y jóvenes interesados en las leyendas y misterios arcaicos.

En veinticinco capítulos y un esclarecedor epílogo, la autora nos conduce paralela y alternativamente por el pasado, cuando se originaron los objetos sagrados y su oculto mensaje, y por la actualidad, cuando son explorados, sustraídos y vapuleados. Ambas historias se relacionan, en determinados momentos de clímax dramatúrgico, mediante fantasiosos puentes temporales.

La enseñanza principal de los textos radica en la importancia de conocer con exactitud el pasado para construir un porvenir libre de maldad, peligros y amenazas, naturales o humanas. La acechanza de un meteorito a manera de “lluvia de fuego divino” puede ser tan riesgosa como las sociedades secretas de magias y oscurantismos, de superioridad racista o de académicos mediocres. Todo depende, como diría Albert Einstein, del sistema de referencia que se tome para mirar la cuestión.

Estas labores mesiánicas y titánicas no están exentas de una buena historia de amor, o de dos. María García Esperón apuesta por la bondad humana y la limpieza del corazón para asegurar el futuro del planeta, y deja abiertas las puertas de la imaginación para que el lector, interactivo, puedan consumar el maravilloso relato, tal y como le invitamos desde estas páginas.