26 jul. 2012

Una tarde con Níger Madrigal en la ciudad de México

Con Níger, sus Grafiantes, su Rutinero... y Árbol Fauno
El poeta Níger Madrigal ha venido desde Tabasco a la Ciudad de México y por fin he realizado el enorme deseo que tenía de conocerlo, desde que leí su libro Rutinero (Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños 2007), que con ilustraciones de María Wernicke es uno de las propuestas más notables en el actual panorama del libro álbum en Hispanoamérica.

El poeta dedicando Rutinero
Níger es además un artista plástico que imprime a sus creaciones la fuerza y poesía propias de su tierra natal. La voz de la naturaleza se escucha fuerte en estos colores de Níger, en estas formas que irrumpen en el lienzo instaurando el señorío de la tierra y del agua, del sol y de la noche primordial.

Así, en una tarde lluviosa en un hotel del centro de la ciudad de México, comenzamos hablando del nuevo libro de Níger, que tiene un título que en lo personal me fascina: Árbol Fauno. Libro que en palabras del artista, reúne sus dos oficios: el visual y el literario. De las palabras del poeta transitamos a las imágenes del pintor y viceversa en un ejercicio nada común. No se trata de un libro ilustrado, sino de un espacio donde conviven dos vocaciones de una misma mirada.

En el siguiente video Níger nos habla de Árbol Fauno  y lee dos de sus poemas.



Rutinero es el libro con el que Níger obtuvo en 2007 el Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños.   La frescura y sutileza de su poesía fueron comprendidas magistralmente por la artista argentina María Wernicke, entregando a los niños un libro tan poético en su palabra como en sus imágenes.

Aquí, en la voz del autor, tres poemas de su Rutinero:


La creatividad y pasión por la belleza de Níger es inagotable. El otro gran tema fascinante es esa joya que se llama Grafiantes. Se trata de un libro de poemas de Níger, ilustrado con grabados realizados por niños tabasqueños -en el taller de pintura coordinado por el mismo artista en la casa de cultura Carlos Pellicer Cámara en Cárdenas-. Los poemas fueron traducidos al yokot'an por Auldárico Hernández Gerónimo y para culminar el virtuoso círculo, el libro se acompaña de un CD en el que pueden escucharse los poemas en voces de niños.

De cómo surgió el proyecto Grafiantes nos habla Níger aquí:



El tiempo pasó volando esa tarde, acumulada del afecto y admiración que desde 2007 albergo por Níger Madrigal. Y como ha ocurrido en estos encuentros, precedidos por ese anhelo amistoso de la comunicación electrónica, la tarde lluviosa, el hotel, el abrazo emocionado que nos dimos parecían y tal vez lo eran, otro hermoso sueño.

Una despedida que apetece un encuentro próximo

Níger con la ilustradora y editora Hilda Medrano Castañeda, de Tlapalabrería Ediciones