22 jun. 2012

El poeta que viene del Norte en el Centro Español de Querétaro. Presentación de Joaquín De la Buelga



* Palabras enviadas desde Oviedo por Joaquín de la Buelga al Centro Español de Querétaro con motivo de la presentación de la poesía de Aurelio González Ovies, el 22 de junio de 2012

Conocí a Aurelio González Ovies una tarde-noche de verano, a través de un reconocido y muy prestigioso productor musical asturiano, además de gran amigo, Juan Taboada. De aquella velada, de la conversación que mantuve con el poeta, surgieron varias ideas en mi cabeza. La primera, lo interesante que sería incorporar a las firmas del periódico (por aquél entonces yo ejercía como director-gerente del diario La Voz de Asturias, tristemente, hoy, ya desaparecido tras casi un siglo de existencia), pues entendía que su opinión podía encajar en nuestra línea editorial, caracterizada por el progresismo y por la defensa de las libertades. La segunda, buscar la forma de difundir su obra, que, si bien era conocida en los círculos literarios - no en vano, el autor era profesor de la facultad de Filología de la Universidad de Oviedo y, si no recuerdo mal, por aquellas fechas, Vicedecano de la misma- para el gran público, por desgracia, era muy ignorado, debido a su proverbial alejamiento de los medios de comunicación. La tercera, rondaba en torno a la imagen del poeta. Si tuviéramos que destacar una faceta del mismo, sería la de su discreción o humildad, que, muchas veces, es objeto de incomprensión y enfado por parte de quienes admiramos a la persona y amamos su obra, al desear, quizás equivocadamente, verlo en la cumbre mediática, pero, para ello, qué duda cabe, un autor necesita, en cierto modo, saber venderse, y lo que trae aparejado este hecho, venderse un poco o mucho; pero el poeta, no se deja seducir y hace oídos sordos a los cantos de la sirena mediática. Su vida, su manera de comportarse y de ser, son reacios y ajenos, a las vanidades y a los peajes que conlleva el convertirse en un escritor de éxito, lo que, a los ojos de los que nos consideramos sus amigos, lo engrandece todavía más.

Todas aquellas ideas, poco a poco, se fueron plasmando en proyectos concretos. Aurelio González Ovies se incorporó al plantel de colaboradores literarios de La Voz de Asturias, donde escribió memorables artículos. Fue incluido en la antología, "Versos Diversos", que regalamos a nuestros lectores, con el periódico, un día de Nochebuena de hace unos años. Igualmente, su presencia en los actos relevantes del diario se convirtió en habitual, incluso, escribiendo magníficos poemas para ser recitados en los mismos, de los que, todavía hoy, me enorgullezco, al leerlos, pensando que, de alguna manera, fui el origen o el instigador de los mismos, y los considero, como parte de mi.

Más tarde, la vida te depara sorpresas que uno, ni remotamente, se puede esperar, ni imaginar. Aurelio, indirectamente, me corresponde, sin pretenderlo, pues, se convierte en el origen y motivo de una gran amistad, que paso a explicarles. Cuando, tras retirarme profesionalmente del mundo laboral, enfoco mis esfuerzos, mis anhelos, a mi gran afición: el poner voz a los poetas. Publico mi primer disco, "Versos Prestados", con poemas seleccionados de distintos y muy reconocidos autores, y, entiendo que, Ovies, debería de estar representado en el mismo. Para ello, selecciono dos de sus magníficos poemas, a mi entender, "Vengo del Norte" (una de sus partes) y "El Glayíu la gaita". Todo el disco, más tarde, es colgado en internet, y por ese conducto que, como todos sabemos, ha convertido el mundo en eso que se ha dado en llamar, la aldea global, entra en contacto conmigo, con gran sorpresa por mi parte, una ARTISTA, con palabras mayúsculas, de primer nivel, bailarina, escritora, rapsoda, etc., además de ser la mayor difusora de la obra de Aurelio González Ovies en América, no en vano ha puesto su voz, con enorme sensibilidad, a gran número de poemas del asturiano. Esta persona, que, rápidamente, se ha convertido para mi, en motor, musa, medicina en muchas ocasiones, compañera y amiga del alma, o como yo la llamo en ocasiones, MADRINA, de este asturiano, español del norte, que les habla. Ella no es otra que María García Esperón, la cual, ha pasado a formar parte por derecho propio, aunque sea en la distancia, en el quinto miembro del grupo poético por mi fundado, cuyo objetivo es la difusión de los poetas y su obra, La Caravana del Verso. Les puedo asegurar que, esta mujer, de cuerpo pequeño, pero, espíritu grande, es el fiel reflejo de lo mucho y bueno que las sangres, azteca y española, unidas, pueden dar.

Aurelio González Ovies, queridos amigos del Centro Español de Querétaro es un poeta grande, es un ser bendecido y amparado por las musas, amante de su tierra, a la que, como aquel otro enorme poeta asturiano tan vinculado a México, Alfonso Camín, a quien se le otorgara un poco antes de morir el título de "Poeta de Asturias", no se cansa de dedicar lo mejor de si mismo, incluso, desde mi punto de vista, superándolo. Al igual que, a su familia, a su adorada madre, a la que le dedica poemas insuperables, plenos de amor filial, a sus amigos, a la antigüedad clásica, etc., o a todo aquello que forma parte de su entorno cotidiano. Hoy, amigos, María García Esperón, les presenta a un poeta que, para la gran mayoría de ustedes les será desconocido, pero, estoy completamente seguro que, dentro de unos años, podrán decir o repetir aquello de, "...yo también estuve allí", cuando se hable de este asturiano universal, rememorando el acto que hoy les reúne. Mientras llega ese momento, confío en que, en un plazo razonable, podamos poner a su disposición un CD, en el que, hace tiempo, venimos trabajando con gran ilusión, María García Esperón y el que suscribe, con una recopilación de poemas seleccionados del escritor, a los que le hemos puesto nuestras voces, a través del cual, son más de 25 poemas de diferentes épocas los grabados, podrán hacerse una idea de la trayectoria vital del poeta.

Queridos amigos, solamente me resta enviarles un fraternal abrazo desde Oviedo, capital del Principado de Asturias, y felicitarles, vivamente, por su iniciativa.
¡Ojalá que, algún día, podamos vernos y reunirnos en Querétaro, en torno a la poesía!. Mientras tanto, como María y yo decimos, muchas veces, al despedirnos, especialmente cuando tenemos algún contratiempo o problemas, "bueno... SIEMPRE NOS QUEDA LA PALABRA". En este caso, la de un poeta digno de admiración, AURELIO GONZÁLEZ OVIES, que ustedes lo disfruten.

Joaquín De la Buelga

Joaquín de la Buelga Prendes
Director
La Caravana del Verso