30 jun. 2012

El Conde Aceituna



Te cuento la historia
 del conde Aceituna
 que tenía un castillo
 y una gran fortuna.

 Siempre estaba triste
 sin saber por qué.
 Que si los aldeanos,
 que si su mujer.

 Que si las estrellas
 y la cacería,
 que si los halcones
 y la altanería.

 El conde Aceituna
 siempre fruncía el ceño
 aunque le sobraban
 manjar y dinero.

Y no era muy viejo
tampoco era feo
era inteligente
y buen caballero.

Un hada del bosque
se compadeció
y al conde Aceituna
un traje le envió.

Era muy extraño
bordado de sol
con las mangas anchas,
botones de flor.

Cuando se lo puso
para ir al Consejo,
subió una sonrisa
por todo su cuerpo.

Y el conde Aceituna
fue siempre feliz.
Ponte una sonrisa
y vete a dormir.



El Conde Aceituna, nacido en mi blog de poesía para niños Miel y Versos,  y a la sombra del bosque del Príncipe de los Mirlos,  dio origen a La Emperatriz del Reino Amarillo, una fantasía medieval para niños de próxima aparición en Colombia bajo el sello editorial Libros y Libros, Hillman Publicaciones. (MGE)