14 jun. 2018

En la mitad del mundo: Pululahua, Catequilla, Rumicucho

Frente a Ciudad Mitad del Mundo, San Antonio de Pichincha, al norte de Quito


Descubrir las maravillas de Ecuador está siendo experiencia de las que marcan la vida. El trayecto a Ciudad Mitad del Mundo, donde se encuentra el famoso monumento erigido en 1936 para recordar la misión geodésica francesa del siglo XVIII, nos llevó a descubrir a una apasionada guía, Tatiana Sánchez, que nos condujo a sitios que guardan la belleza y el conocimiento ancestrales ecuatorianos.

Pululahua


Una fascinación. Comunidad asentada sobre el cráter de un volcán, Pululahua significa "Agua de nube" y es exactamente la sensación que se experimenta. La caricia de una fina lluvia, la contemplación de la vida sobre el cráter, las delicadas artesanías y un misterio emanado de la tierra y escrito quuizá en las nubes, fueron compañía. 



Con Tatiana a contraluz

Pululahua, la vida sobre un cráter

 Catequilla


"Camino de la luna", "el que sigue a la Luna",  Kati Killa, es creación de la cultura preincaica llamada Quitu Vara. Restos arqueológicos impresionantes -discos líticos con connotaciones astronómicas- y un monumento diseñado por Gustavo Guayasamín -Pilar del Sol- con base en la cruz andina o chakana, convencen de inmediato al visitante que se encuentra en un lugar sagrado. Hondas emociones de reverencia a la Tierra, la omnipresente Pachamama de América, y a la conexión del espíritu con el cielo velado de nubes.

Pilar del Sol
En oración a Pachamama

De camino al hito que marca la latitud 0 0' 0"


La creatividad de Tatiana para señalar el Pilar del Sol

Disco lítico


Rumicucho

El estilo inca, su dominio sobre las poblaciones pacíficas de los Andes, lo gustamos en Rumicucho. Vistas sorprendentes y un mágico camino que lleva a la sensibilidad a escuchar todo lo que el pasado indígena andino tiene que decir a la civilización del siglo XXI.