5 oct. 2017

Libro secreto de los duendes, de Sergio Andricaín


¿Cómo no soñar con tener un libro secreto? Uno que sea algo así como nuestro árbol o dragón o genio de cabecera... Un libro lleno de cuentos e imaginaciones tan sutiles como el humo, tan breves como un parpadeo, tan ligeras como libélulas.

Libro secreto de los duendes, de Sergio Andricaín, con las delicadas ilustraciones de Alexis Lago, nos cumple el deseo de llegar al manantial del cuento, que es la fuente de donde manan eternos e inalterables, nuestros universos de infancia. 

Al conjuro tenue de estos versos -muchos de ellos, efectivamente, conjuros- ingresamos en arquitecturas exquisitas de sensibilidad, nos disponemos al acontecer de lo maravilloso y tomamos de la mano al niño o niña que fuimos para ir, ahora sí, al encuentro de Caperucita, de Cenicienta, de Pinocho y del Soldadito de plomo. Para tocarlos sin deshacerlos, para soñar la realidad y realizar el sueño.

Hojeamos el libro y se suspenden nuestras preocupaciones. Un resplandor se abre paso y la ensoñación hace su tarea. Las bellas imágenes se suceden. El mundo es tan joven. Se abre paso una voz, una voz encantadora que nos dibuja o que nos hace ver una realidad llena de promesas:

La mañana despierta 
con un revuelo de luz.

Ven conmigo. Ven a ver
los pequeños misterios de la vida:
la rosa que abre sus pétalos,
el gorrión que abandona el nido,
la hoja que brota con fuerza de un tallo,
el beso que deposita el rocío sobre la margarita...
Todo lo que mi mano de duende te señala
y que tu mirada, llena de asombro, admira.

Nos despierta la mirada el Libro secreto de los duendes. No instaura en la magia. Nos recobra para la admiración y para el juego, para la renovación y la esperanza. El poeta o el duende, o el poeta-duende nos ofrenda un tiempo de pétalos nuevos, que huele a hierba recién cortada.

¡Qué dulce nos mira el dragón viajero! ¡Y cómo nos responde desde la ranura de sus ojos y su aliento de humo suspendido!

Dragón, dragocito, ¿por qué has venido?
Porque escuché tu nombre por los caminos.

¿Y los tesoros que guarda el sombrero de un duende?

...un dedal de la malaquita
y un anillo de oropel;
cintas de hadas, caracoles,
zapatillas de ciempiés...

¿Y los anuncios clasificados? Puck nos guiña el ojo y Rumpelstikin da precios especiales. ¿Y las adivinanzas? Tan solo tienes que frotar la lámpara del lenguaje:

En una vieja lámpara
un genio me encontré
que cumple mis deseos
y los tuyos también.


Nos deslizamos con suavidad por entre los versos, en la geografía feliz de estas páginas. De Venecia al imperio del Crisantemo, de Damasco a la mesa del Rey Arturo. El león y el unicornio, el pájaro Ruk y Melusina. Habitantes de la imaginación, criaturas nuestras y queridas. El poeta nos ha llevado a las regiones de la leyenda, nos ha introducido en el bosque encantado, nos ha acompasado con el ritmo del mundo y nos deja, iluminados y felices, bien provistos de mágicas palabras, estrechando contra nuestro corazón un libro. Libro secreto de los duendes.


Libro secreto de los duendes
Sergio Andricaín
Ilustraciones: Alexis Lago
Panamericana Editorial
Bogotá, 2017