28 feb. 2016

Soy mujer. Soy poeta: las Transparencias de Margarita Etchechury

Margarita Etchechury presentó con enorme éxito su libro Transparencias en FIL Minería

La poeta originaria de Parral, Chihuahua, Margarita Etchechury presentó en el Pabellón Chihuahua de la Feria del Libro del Palacio de Minería, ante un nutrido auditorio emocionado hasta las lágrimas su libro Transparencias. Georgina Castro y Gisela Franco Deándar participaron brillantemente en la presentación. Estas son las palabras que como un homenaje a Margarita compuse para este día en que volamos alto en alas del poema.

Soy mujer, soy poeta: las Transparencias de Margarita Etchechury


Margarita Etchechury ha tomado como punto de partida hacia la verdad la transparencia. Versos claros y luminosos que ahondan en esas instancias que nos hacen ser humanos: soledad, amor y muerte, partida de los seres queridos, amor a la tierra, la pareja, los hijos, los nietos. La naturaleza y el orbe de lo humano se entrelazan en esta poesía que si bien es el primer poemario publicado de la escritora es obra de madurez existencial y creativa, versos pulidos por el arte y por el tiempo y una puesta en palabra del mundo original y poderosa.
La verdad del hombre –y de la mujer- del ser humano es la poesía. Margarita nos lo deja claro a golpe de transparencias. Hace que se sucedan ante nuestros ojos imágenes que develan. Nos ofrece tanta sorpresa como la vida misma. Inaugura y origina.
Poesía, dice Margarita, es pasión que desdobla la personalidad del poeta. En ocasiones la vuelve cristal. Después de sumergirse en la lectura de Transparencias, algo de cristal tenemos o algo de cristal somos. En la transparencia de nuestra interioridad, por las palabras de la poeta, se proyectan imágenes de un pasado que ya es de todos nosotros, nosotros que hemos leído, que hemos dejado de ser opacos para tornar nuestra percepción en transparencia luminosa:

Hojeando en la memoria río, lloro.
Mi gata ronronea junto a mí.
Vuelo hacia atrás con el alma.


Y volamos. Surcamos los ámbitos transparentes del poema asaeteados de bellezas. Atravesamos jardines idílicos, todos interiores, sabor de infancia, voz de nuestra madre, húmedas florecillas de palabras:

Madreselvas en flor en el jardín materno,
Pájaros y mariposas libando miel
Inundan el espacio de juegos matutinos.


Está la infancia transparente, y está la tierra santa, tierra natal, Parral sagrada, mi ciudad de niña, mi ciudad de joven, mi ciudad amada por muchos, capital del mundo, de nombre Parral… Y también transparente la pasión, el dolor, la ausencia del amado: Ya no son más guirnaldas sin tu aroma estas noches frías. Ya no son más que dunas desoladas estas sábanas mías. Dolor sin misericordia en su belleza poética. Y asunción gozosa del poder de quien se sabe creador:

He decidido pintar el mundo
no solo el mío, también el vuestro.
Contar el aire, medir las nubes
y de pasada, con mucho tiento,
tomar tus manos entre las mías
.

Ha dicho el poeta francés Jean Lescure que el artista no crea como vive, sino que vive como crea. Margarita vive de manera tan profunda y transparente como los poemas que ha creado desde que muy joven abrió los ojos a la belleza, por los poemas que recitaba su hermano y que la eligieron para cumplir un destino en la palabra. Un destino de memoria y de imaginación que la lleva a afirmar, la pluma en la mano y la frente en las estrellas: Soy mujer, soy poeta, por cuyas venas fluye el ritmo acompasado de las letras.