6 dic. 2015

Un dios




Un dios...
¿no lo ves?
Sus alas son de oro
Se divierte contigo y conmigo
-los dioses se permiten esas cosas-
pero ha venido
-yo sé a qué ha venido-
a obligarte y obligarnos
porque por nosotros
habrá de suceder.