16 sept. 2015

Una apuesta por los clásicos en el Centro Cultural Gabriel García Márquez de Bogotá


La hospitalidad extraordinaria del Centro Cultural Gabriel García Márquez del Fondo de Cultura Económica, abrió el corazón de Bogotá a esta apuesta por los clásicos que apetece los más amplios horizontes, en el marco del V Festival Visiones de México en Colombia.

En Bogotá, el nombre de la bienvenida a mi apuesta por los clásicos es el de Juan Camilo Sierra

Gestada a principios de 2015 con la publicación en México de Dido para Eneas (Ediciones El Naranjo)*, una novela que urde las más sinceras emociones en la tela magnífica del mito, la apuesta por los clásicos encontró en mayo 2015 en la Librería Juan Rulfo del FCE de Madrid la generosidad española a través de la acogida de dos enormes poetas de la península, el barcelonés Santiago Montobbio y el asturiano Aurelio González Ovies. Y Pablo Sanz, titular de comunicación de esa Librería que lleva el nombre del más grande y misterioso autor mexicano, abrió los brazos del recinto en una amistad tan literaria como humana que desde entonces no ha cesado.

En Bogotá, el nombre de la bienvenida a mi apuesta por los clásicos es el de Juan Camilo Sierra, gerente general del FCE Colombia y un brillante promotor cultural. Gracias a Juan Camilo pude pisar la tierra colombiana y dejar en ella el amor por esta dimensión de lo humano que trasciende en las obras que hicieron los clásicos.


Con Juan Camilo Sierra en su oficina del FCE antes de la presentación
La presentación en la librería del FCE fue muy emotiva para mí, ya que acudieron además de un cálido y receptivo público, amigos muy queridos que, como en el caso de Rosa Adriana Buriticá, mi editora en Libros y Libros, veía el rostro por primera vez. A ella debo también buena parte de la concepción de la apuesta por los clásicos, pues en estos años ha editado mis novelas con este tema: Sibila, Soma: la tumba de Alejandro y Foro Rinascimento. Llegó con su sonrisa la joven artista Melissa Díaz Gómez, ilustradora de mi más reciente libro en esa casa editorial, Harriet, sobre la tortuga de Charles Darwin

Una apuesta por los clásicos vuelve a España en octubre 2015 al lado de Santiago Montobbio, Aurelio González Ovies y Anabel Sáiz Ripoll

También arribó a la cita Alejandra Ramos Henao, mi apreciadísima editora en la rutilante colección El Tren Dorado, donde también se finca mi amor por los clásicos, en los libros Atenas siempre y El remo de Odiseo (y próximamente El disco del cielo, El disco de Troya, El disco del Sol). Y una visita encantadora, la del niño Néstor Alejandro Garzón, ganador del concurso de poesía de los colegios rosaristas de Colombia, que con su nombre doblemente clásico y acompañado de sus padres acudió con su entusiasmo al encuentro.



Con Rosa Adriana Buriticá, por fin en persona
Rosa Adriana Buriticá y Alejandra Ramos Henao, dos grandes editoras colombianas

Con Melissa Díaz, ilustradora de Harriet, y una querida amiga

Volaron los minutos de esa reunión en la palabra donde hablamos de Pedro Páramo y de Odiseo, del Cid Campeador y de Dante, de Comala, de Troya y de Macondo. Amistades nuevas y sonrisas tan amplias como la de Patricia, hermana colombiana ya para siempre de quien esto escribe y quien me dijo que acudió a la librería del FCE atraída por esa palabra "clásicos", que fue la nave mágica que nos hizo abordar al mismo tiempo ese día y esa hora.

El cálido abrazo de Patricia, mi hermana colombiana

¿Y qué más? Todo un camino por delante, de amistades sin fronteras, una nueva entonación de Latinoamérica, una redimensión de lo humano desde los espacios de la literatura infantil y juvenil, un barco y un remo, el de Odiseo, que se dibuja promisorio en el mar color de vino, la Cataluña mediterránea a la que arribaremos, con las ilusiones renovadas en los Andes, en el ya inminente octubre 2015: Una apuesta por los clásicos vuelve a España y será en la Asociación Colegiada de Escritores de Cataluña en Barcelona y en el Museo Arqueológico de Tarragona donde al lado de Santiago Montobbio, Aurelio González Ovies y Anabel Sáiz Ripoll demos continuación y engrandecimiento a este sueño de palabras.

Gracias, Centro Cultural Gabriel García Márquez de Bogotá
Gracias, Fondo de Cultura Económica
Gracias, Juan Camilo Sierra.
Gracias, Colombia.

María García Esperón

*Ediciones El Naranjo ha publicado también mis títulos Copo de Algodón y El Anillo de César, que fueron difundidos  con mucho entusiasmo por los promotores del FCE durante  el V Festival Visiones de México en Colombia