17 sept. 2015

Oiga Mire Lea en Cali: la lectura es una forma del amor


Fotos: oigamirelea.com

Dos horas de amor, de palabra, de abrazo y de sonrisas, de algodones de azúcar, de esperanza. 
¿Cómo enseñar poesía a los niños? fue el nombre del Taller que auspiciado por el Primer Festival Internacional de Literatura Oiga Mire Lea en Cali, se convirtió en una oportunidad extraordinaria de encuentro.
Julián Pérez Arias, promotor de lectura en la impresionante Biblioteca Departamental Jorge Garcés Borrero, puso todo el corazón para que esta oportunidad fuera un efectivo encuentro en la palabra, para que se pusiera de manifiesto todo el poder de la poesía y tuviéramos una auténtica reunión humana al calor de los libros para niños.
José Neira y Adriana Valderrama me introdujeron de la mano de su sonrisa en el amable mundo caleño. Cali es dulce y el amor transita por la calle envuelto en un calor que no agobia. Por las tardes, el viento del Pacífico refresca los ardores y eleva al cielo. Y fue en esa tarde que el auditorio de la Biblioteca Departamental se colmó de personas radiantes, de todas las edades, un brillante imitador de Cantinflas, niñas con nombres musicales Isabela, Alejandra, Carolina con libros en las manos y sueños en el corazón.

Cantinflas de pies a cabeza. 

La lectura es una forma del amor. 

Las preguntas y expresiones se sucedieron invadiendo con su magia el recinto: ¿cómo ha sido la vida con tu hijo? me preguntó una niñita que al lado de su abuela quedó prendada de Y mi bosque encantaba. "Mi amada Colombia", dijo Manuela vestida de blanco llenándonos de emoción. Carolina nos asombró con sus quince años de edad y sus dos libros publicados. Los versos de Rima siempre que Aurelio González Ovies envió desde Asturias fueron paladeados y recreados con la magia de Cali. Y hubo más, leímos Copo de Algodón, cantamos el mito de Xólotl y Quetzalcóatl, unión de las criaturas, del anfibio al astro, evocamos a García Lorca, bailamos "Vivan los caleños" por sevillanas, adaptando esas letras del siglo XVII andaluz a la tarde colombiana del siglo XXI. Abrazos y besos y promesas de más canciones, de regresar, de seguir leyendo para mejor amar.

En el marco de la felicidad


Galería de fotos en el sitio Facebook de la Biblioteca Departamental