18 ago. 2014

Pintores y poetas: Cuba y México en la Casa de los Azulejos

Con Níger Madrigal y el catálogo de la muestra Identidades
Volver a ver al poeta y pintor Níger Madrigal, uno de los más grandes y completos creadores mexicanos de estos tiempos, era para mí una enorme ilusión. La oportunidad se presentó con motivo del viaje de Níger a Salta, Argentina, a un congreso sobre literatura y folklore para presentar su conferencia sobre la identidad mexicana y el trabajo que realiza en la revista Signos, revista de expresión universitaria, editada por la Universidad Popular de la Chontalpa y de la que Níger es director.

La de por sí emocionante reunión se vio enriquecida con la presencia de Juan José Pérez Marrero, artista plástico cubano establecido en México desde hace más de una década. Al lado de pintores y fotógrafos tabasqueños y cubanos, Níger y Juan José participaron en el intercambio "Identidades", auspiciado por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco y que resultó en el entrelazamiento del discurso plástico de creadores de los dos países.
De inmediato nos reconocimos hermanos y Juan José todo generosidad me regaló una de sus pinturas, esta que elegí y que es producto de su acercamiento y comprensión del arte de Rufino Tamayo.

Juan José Pérez Marrero y uno de los cuadros de su etapa mexicana

Juan José, artista generoso como pocos.
Estábamos tan emocionados hablando de colores y versos, de texturas y rimas, de Cuba y de México, que el espacio se transformó por segundos en el estudio de Juan José, que dispuso en el suelo del restaurante sus pinturas para entregarlas a nuestra mirada con todo su corazón.
Los minutos volaban alrededor de esa mesa situada frente a la fuente de la histórica Casa de los Azulejos, teatro de incontables conversaciones de mexicanos desde principios del siglo pasado, los estípites de su arquitectura enmarcaban un encuentro todo emoción y prospectiva. Níger es un formidable promotor cultural además de artista de profundidad y hondura y lleva a Argentina la noche estrellada y el rumor de agua sagrada de su Tabasco natal, proyecta un encuentro en Buenos Aires con nuestra amiga Alejandra Moglia, especialista en literatura infantil y juvenil que ha hecho principalmente a través de su blog La Memoria y el Sol una gran promoción de la obra de Níger en el culto país sudamericano.

A estas horas Níger vuela hacia Argentina, con la calavera catrina en su maleta para dibujar en Salta esa sonrisa que tiene la muerte en México. Le deseamos el mejor de los viajes y estaremos pendientes de su regreso para seguir conVERSANDO con las emociones de su pincel y la textura y color de sus poemas.

¡Buen viaje, Níger Madrigal!