11 may. 2014

Copo de Algodón en Grand Valley State University

Un Encuentro en la Palabra

Desde la generosidad de todo lenguaje y la belleza vital de todo idioma apostamos esa mañana en la generosa y bella Norteamérica, por un esperanzado y nuevo Encuentro en la Palabra

Por María García Esperón

Con Monica Scott, reportera de Grand Rapids Press, 
Los abrazos y las sonrisas se sucedían en las instalaciones de Grand Valley State University. El gran día había llegado. La culminación del proyecto educativo interdisciplinario e interactivo soñado por la profesora Natalia Gómez Linares, responsable de la materia Narrativa Americana en Español, quien deseara involucrar a sus estudiantes de licenciatura en la importancia de aprender y estudiar literatura, rebasó todas las expectativas.
Con la maestra Clare Adamus

Los alumnos de Rockford Middle School irrumpieron en los espacios de la Universidad con un entusiasmo que a duras penas contenían. La directora del plantel, Lissa Weidenfeller, y la maestra titular del grupo, Clare Adamus, los acompañaban.

Con la directora Lissa Weidenfeller
También esperaban con emoción algunos de los alumnos de Natalia que habían acudido especialmente a este encuentro.

Natalia hizo las presentaciones y Clare mostró un video que había armado con todo el proceso vivido en su clase en torno al libro Copo de Algodón. Desde el momento en que el volumen rojo de Ediciones El Naranjo llegara desde México a los pupitres de los alumnos, las divertidas reacciones y el trabajo realizado en clase en torno a los blogs interactivos ideados por los estudiantes de GVSU. Todo ello sobre las notas del tema "Copo de Algodón", compuesto por David García y que Clare encontró en internet.

Parecía que estábamos uniendo las dos mitades privilegiadas de un círculo precioso. Los chicos me hicieron entrega de una recopilación ilustrada de sus visiones poéticas en torno al libro y procedieron a realizar preguntas profundas y valiosas y a manifestar su entusiasmo y gusto por haber descubierto la cultura azteca, la poderosa raíz prehispánica de México. Todo esto en un español de excelente nivel que pone de manifiesto el aprecio que a la lengua de la "ñ" tiene el estado de Michigan.

Posteriormente, Clare procedió a aplicar algunas preguntas de los blogs interactivos a los chicos de Rockford. Todos demostraron poseer un conocimiento notable de los ámbitos del libro. Para mí fue especialmente emotivo escuchar a niños norteamericanos pronunciar las palabras en náhuatl con una enorme soltura y cuidado en cada sílaba.

Después leí un fragmento del libro ante una audiencia que con sus miradas y sus sonrisas prodigó la más maravillosa bienvenida a Copo de Algodón.

Un círculo virtuoso


Las ilustraciones de Kayla
Conversando con algunos de los estudiantes de Natalia, pude comprobar la satisfacción tan grande que han obtenido de este proyecto. Cruz, de origen mexicano,  viajó 3 horas para poder participar en el encuentro. Diana comentó que cuando sea maestra dará a leer ese libro a sus alumnos. Jimmy no perdía una sola de las palabras de todos y su actitud demostraba la pasión que siente por el español y su enseñanza. Kayla nos mostró las hermosas ilustraciones que realizó para enriquecer el blog que a ella le tocó desarrollar.

Cruz y Kayla



Un encuentro particularmente significativo para mí fue el que tuve con Monica Scott. En octubre de 2013 ella publicó en su columna de Grand Rapids K-12, la nota que daba razón del proyecto de Natalia, a través de la cual pude enterarme de este maravilloso proyecto. Monica me puso en contacto con esta profesora de dinamismo extraordinario y enorme visión, que es además poeta. Y ella a su vez,  con su colega Sarah Mather, mujer de sensibilidad exquisita y entrega total a la enseñanza de la lengua española. Sarah me acompañó en todo momento y al día siguiente me llevó a conocer las dunas y a respirar el silencio original y originante  del Lago Michigan.

Sara Mather mostrándome las dunas

Una concepción educativa de esta potencialidad como la que vivimos esa mañana en GVSU solamente pudo surgir de la peculiar estructura mental y emotiva de un escritor. Natalia ha poetizado la realidad y como toda una Don Quijote ha insuflado de espíritu español y cervantino en sus espacios de desarrollo profesional. Hemos coincidido en el mismo empeño que sueña un mundo mejor, más tolerante y humano, abierto, diverso y enriquecido con las diferentes tonalidades de la condición humana.

Natalia y yo en las calles de Chicago

Árboles de poesía azteca en GVSU


Aún memoriosos de la calidad del encuentro, nos dirigimos al Salón Multiusos de la Biblioteca de GVSU (Mary Idema Pew Library). Con el auspicio de Pew Faculty Teacher and Learning Center, Modern Languages and Literatures Department, Multicultural Office and Latinoamerican Studies, alrededor de 150 estudiantes pudieron asistir a la conferencia-taller: "Literature through History: let's learn about Aztec Poetry".
Sobre sus cabezas llovieron hojas de papel de China que portaban versos de los poetas aztecas del siglo XVI en español, náhuatl e inglés. Sobre las notas del concierto escénico de David García "Flor y canto para Copo de Algodón", los estudiantes procediron a leer los poemas. Después compusieron sus propios versos y para terminar cada una de las mesas plantó simbólicamente un árbol de poesía. Natalia organizó un concurso y hubo  árboles ganadores en esta especie de creación en el instante.

Prospectivas


Como en el goethiano "Instante, detente, eres tan bello", todavía disfrutábamos los minutos que quedaban del encuentro cuando ya devanábamos las prospectivas de este proyecto generador de futuro.
A un poema solamente puede hacerle justicia otro poema.
A este círculo virtuoso de norteamericanos, españoles, mexicanos, periodistas, educadores, estudiantes, autores, poetas... a este enlazarse de azares y benevolencias (pero, ¿existe el azar?) sucederán sin duda iniciativas que engarcen sentidos y que propicien encuentros. 
Desde la generosidad de todo lenguaje y la belleza vital de todo idioma apostamos esa mañana en la generosa y bella Norteamérica, por un esperanzado y nuevo Encuentro en la Palabra.

A la crónica de Monica Scott en Grand Rapids K-12